Se desplaza por las calles habaneras en una sillón de hierro necesitando una silla de ruedas

0

Las imágenes de una cubana que se desplaza por las calles de La Habana en un sillón de hierro se han convertido en virales. La mujer vive una situación de abandono total pues según refieren quienes la conocen, el Estado no quiere asignarle la silla de ruedas que tanto necesita.

Quienes dieron a conocer el caso en las redes sociales explicaron que la señora se desplaza cada día unas siete cuadras en su “sillón” hasta la entrada de la tienda ubicada en 41 y 42, lugar en que pasa varias horas pidiendo limosna.

La anciana no puede caminar e incluso en ocasiones tiene que hacer sus necesidades ahí mismo porque no puede moverse a otro sitio.

Una silla de ruedas para quienes la tienen asignada

“Día tras día, esta señora va arrastrando su sillón de hierro unas 7 cuadras hasta llegar a la entrada de la tienda de 41 y 42. Allí pide limosnas, ahí pasa horas, ahí se orina, se moja en la lluvia, se asa al sol”, escribió Cisneros en su cuenta de Facebook.

Lo triste del caso es que la señora ha ido en varias ocasiones a la farmacia para que le den una silla de ruedas. Sin embargo, le han comunicado que a pesar de tienen en el almacén, no se la pueden dar. La explicación es sencilla: no estás en la lista de quienes las tienen asignadas.

Cisnero destacó además el hecho de que el sitio en que se ubica la señora todos los días está enclavado en el icónico reparto Kholy, lugar en el que residen varios dirigentes del partido y directores de empresas, pero que nadie ha hecho nada por ayudar a la señora.

“No tiene sillón de ruedas, dice que en la farmacia le dijeron que en el almacén hay, pero no le toca. A unos metros, cruzando la calle 41 está el barrio Kholy, donde viven con todos los lujos burgueses parte del generalato del ejército cubano, todos miembros del Partido Comunista”, se quejó.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más