Cubano perdió el dedo pulgar en un accidente y lograron reimplantarlo en un hospital de La Habana

0

Los doctores del hospital Frank País, en La Habana, no daban crédito cuando vieron llegar a Ahmed Campuzano con su dedo pulgar metido en un pomo plástico y la mano ensangrentada tras sufrir un accidente de trabajo.

Al hombre, de 34 años de edad, rápidamente lo sometieron a una operación a cargo de un experto en microcirugía de mano. La intervención se extendió por seis horas, donde los médicos entraron al salón a las 5 de la tarde y terminaron agotados a las 11:30 de la noche.

Según explicó Campuzano al diario estatal Juventud Rebelde, él estaba trabajando en su carpinteria cuando accidentalmente se cortó el pulgar con la sierra. Sin pensarlo dos veces, corrió hasta el Frank País con la falenge dentro de un pomo. Los doctores lograron armar un equipo para hacer la cirugía, que movilizó a enfermeros, anestesistas y hasta parte del personal administrativo de la institución.

En estas condiciones llegó la mano del paciente al hospital Frank País. / Foto: Juventud Rebelde

La lesión fue calificada de “muy grave” y para reimplantar el dedo necesitaban un equipo de con tres o más cirujanos de mano y con vasta experiencia en microcirugía.

Los doctores Mario Bernal González y Paumier Felipe llamaron para que los asistiera en la intervención al cirujano Raúl Hernández Gutiérrez, jefe de servicio del Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras.

Aunque en los años 90 se hizo un reimplante de mano en esta misma institución médica, nunca más se hizo una similar. Sin embargo, esta ha sido la primer de implante de dedo que se realiza en el Frank País.

Dedo amputado. / Foto: Juventud Rebelde

Seis horas para implantar el dedo pulgar perdido en el accidente

Los doctores se dividieron en dos grupos. Mientras uno de estos preparaba el dedo y el otro se encargaba de la mano. Tenian que identificar cada una de las arterias, venas, nervios, tendones y huesos de cada parte y hacerlos coincidir.

“Con un microscopio que tenemos gracias al Ministerio de Salud Pública (Minsap) logramos hacer la sutura de todas esas estructuras y restablecer el flujo sanguíneo del dedo”, comentó Hernández Gutiérrez al citado medio.

Mano del joven Ahmed Campuzano Villacampa al finalizar la cirugía. / Foto: Juventud Rebelde

Campuzano aun permanece en la sala de Cuidados Especiales, donde le están suministrando los medicamentos necesarios para lograr que la sangre fluya adecuadamente. Además, se le aplican antibióticos de amplio espectro para protegerlo de infecciones”.

“Su evolución transcurre de forma satisfactoria y el color y temperatura del dedo adecuados. A medida que pasen las horas aumentarán las probabilidades de que el dedo sobreviva”, concluyó la nota publicada en el diario Juventud Rebelde.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más