Gobierno reconoce que en Cuba no hay café ni para vender en las tiendas en divisas

0

Autoridades reconocieron ayer en la prensa estatal que el café se ausentará de las cafeteras en Cuba por algún tiempo, alegando que existen “atrasos productivos por el arribo tardío de los envases”. Ya las quejas de los consumidores de esta bebida venían sonando desde hace unas semanas, pero el Gobierno no se había pronunciado al respecto.

El desabastecimiento de café es notable tanto en los mercados en moneda nacional como en las tiendas en divisas. Los cubanos se lo han sentido, conociendo que la población en la isla es altamente consumidora de esta bebida.

Y llueve para no escampar. Según la nota publicada por la prensa, la distribución continuará enfrentando dificultades en todo el mes de diciembre. La justificación es que no existen los envases en la industria para poder completar la producción, pero no hablan de escasez de café en si. Sin embargo, resulta curioso que se hayan acabado todos los tipos de envases para todas las marcas que se comercializan en el país, incluidas las variedades que se expenden en divisas.

Las autoridades cubanas aseguran que no tienen envases para el café.

El desabastecimiento, como suele suceder en Cuba, ha dado paso a la reventa. En las tiendas apenas se encuentran los paquetes más caros. Por un kilogramo de café se tiene que pagar hasta 15 dólares, pues en algunas tiendas solo quedan los paquetes más caros y grandes.

La otra opción es acudir al mercado informal. Allí por lo general se encuentran paquetes traídos por “mulas” desde Miami. En las mesas de los merolicos aparecen las marcas La Llave, Pilón y Bustelo. Un paquete de 280 gramos de este café importado cuesta hasta 8 dólares, casi el salario completo de una semana de algunos profesionales en la isla.

El café es de los pocos productos que aun se distribuyen en la red de bodegas estatales. Por la “cuota” se entrega un paquete de 7 onzas de café al mes a un precio de 4 pesos cubanos. El propio Raúl Castro reconoció que el café que se vende a la población por la libreta de abastecimiento es mezclado con un 50 por ciento de otros granos, por lo general chícharos.

En el mercado informal de Cuba también se encuentra el café que roban los empleados de las bodegas y las torrefactoras. Estos lo venden de forma a granel en bolsas y según el gramaje es su precio.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más