Prensa estatal denuncia que los habitantes de Santiago de Cuba se cagan en la calle por falta de baños públicos

Los medios oficiales han hecho un llamado a la habilitación de baños públicos en Santiago de Cuba tras reconocer que buena parte de sus habitantes hacen sus necesidades en plena calle como si se tratase de algo normal.

Hombres y mujeres en Santiago de Cuba utilizan las calles como baños públicos

“Con la mayor naturalidad del mundo, hombres y mujeres transeúntes de la hermosa Avenida Garzón, utilizan como urinario y más, el área de los jardines de los 18 Plantas”, señala la nota publicada por el periódico provincial santiaguero Sierra Maestra.

Este articulo apareció publicado en la sección opiniones del semanario en su edición del pasado 11 de enero.

“He podido presenciar mujeres que sin el menor de los recatos se bajan sus sayas y pantalones para agacharse y orinar. Del mismo modo, es casi algo normal que adultos permitan que sus hijos ‘evacuen’ en la vía pública. Luego, cuando sean adolescentes, no sé cómo se les hará entender que lo que están haciendo está mal”, detalla el autor.

Los incidentes descritos no se limitan solamente a un punto de la urbe, ya que, en diversas partes de la ciudad, de día o de noche, muchos son los que han incorporado esta práctica a sus rutinas habituales.

“Por lo antidecoroso y antihigiénico que representa practicar el fecalismo al aire libre en cualquier calle del centro histórico de la urbe o en sus barrios, hay que enfrentar decididamente esta situación”, añade la nota.

¿De quién es la culpa?

Al fenómeno no pudiera tachársele solamente como una muestra de la degradación cívica que caracteriza hoy en día a la sociedad cubana. En muchas ocasiones, el irrespeto a las normas básicas del comportamiento sociales responde a un factor objetivo.

Si se buscasen culpables, la falta de servicios sanitarios públicos constituye una razón de peso a la hora de estudiar la causa de estas conductas.

La urbe oriental tiene casi medio millón de habitantes y una población flotante solo superada por la de La Habana. Sin embargo, no existe una red de baños públicos creadas en la ciudad, apenas existen dos en Enramadas.

“Las necesidades fisiológicas humanas no se las inventa uno por placer. Llegan y ya (…) Es imposible saber cuántas personas lo hicieron por pura gracia, por mala educación ciudadana, o apremiados por una necesidad impostergable”, remarca el texto.

Desde una buena parte de locales estatales que no permiten que los pobladores pasen al baño, hasta centros gastronómicos en los que se vende cerveza sin disponer de un urinario, convierten a esta ciudad en un verdadero dolor de cabeza para quienes simplemente no pueden aguantar más los deseos y tienen que echar mano al primer poste, portal o recoveco que encuentren.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más