Arrestan cubano en EEUU por quemar a un niño de 14 años durante una ceremonia de santería

Un cubano en Florida fue arrestado el domingo después de ser acusado de sostener intencionalmente un cigarro encendido en la espalda de un adolescente como parte de un ritual religioso relacionado con una ceremonia de santería.

Jaime Javier Amogueafonseca, de 32 años, terminó detenido por agentes del Departamento de Policía de Tampa durante el fin de semana y acusado de abuso infantil agravado después de que respondieron a una denuncia. El acusado dijo durante el interrogatorio “había sido poseído por un espíritu” que le pidió fumar y no tenia control sobre lo que hacía.

La policía dijo que la gente se había reunido en la casa de la madre de la víctima, una amiga del santero cubano, para participar en una ceremonia de la religión afrocubana, informaron las autoridades.

El adolescente les dijo a los oficiales que su madre lo obligó a participar en la ceremonia, que se llevaba a cabo en la sala de estar de la casa de su familia, con múltiples devotos parados en un círculo.

Después de usar el baño y entrar a la habitación, la víctima dijo que Amogueafonseca levantó su camisa por detrás y presionó el cigarro “entre los omóplatos y lo sostuvo en su lugar”.

El cubano se defendió diciendo que estaba poseído en medio de este ritual de santería

“La lesión en la espalda de la víctima fue consistente con las acusaciones. Se observa la piel rota y levantada en el lugar de la lesión, así como cenizas negras manchadas en la espalda de la víctima”, señaló la policía.

“El acusado y la víctima no viven juntos y no están relacionados. El acusado es amigo de la madre de la víctima y estuvo presente debido a la ceremonia celebrada en su residencia”, indica el reporte de arresto.

El sospechoso le dijo a la policía que no estaba al tanto de lo que estaba sucediendo porque estaba poseído por los espíritus. Sugirió que el incidente ocurrió por accidente cuando el niño pasaba junto a él.

Según las autoridades, la madre se negó a dar una declaración y dijo que Amogueafonseca había sido poseído, pero no le hizo daño a su hijo. Ella negó haber visto marcas en la espalda del adolescente.

Los registros públicos confirman que el cubano terminó en libertad después de pagar su fianza el lunes. En Florida, el abuso infantil agravado es un delito grave de primer grado que conlleva posibles condenas de hasta 30 años de prisión, 30 años de libertad condicional y una multa de $ 10,000, dice el bufete de abogados Richard Hornsby.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más