Los cuatro sacos de “polvo blanco” que llevaba el conductor que se dio a la fuga en Sancti Spíritus eran de harina de pan

0

Esta semana los vecinos de Sancti Spíritus pensaron que estaban viviendo una película de la vida real, cuando por las calles de la ciudad se desencadenó una fuerte persecución policial, estilo Rápido y Furioso. El Vin Diesel criollo hizo saltar las alarmas cuando al volante de automóvil rentado de turismo se dio a la fuga tras serle dado el alto por una patrulla en la Carretera Central.

A toda velocidad, como quien tenia algo de que escapar y mucho que esconder, el hombre puso el pie en el acelerador y se adentró por las calles de Sancti Spíritus. La policía no le quitaba la vista, y varias patrullas salieron a perseguirlo. Pero su recorrido duró poco y a doblar en por la esquina de la calle San Cristóbal, en sentido contrario a la circulación, terminó estrellándose contra una carnicería en la esquina de Longino Benítez.

El automóvil de turismo Peugeot 301 quedó inservible, pero su conductor trató de seguir huyendo a pie, aunque gracias al apoyo de la población, la policía logró detenerlo solo unos metros después. Si hasta allí la historia parecía ya de película, pues faltaba la guinda del pastel. Al llegar los peritos y abrir el maletero del vehículo se llevaron menuda sorpresa: cuatro sacos llenos de un polvo blanco sospechoso estaban dentro.

Los diarios locales no aclararon que tipo de sustancia era, pero si precisaron que la policía había abierto una investigación y se mantenían investigando el contenido por el que este conductor se dio a la fuga.

El polvo blanco voló desde las calles de Sancti Spíritus a las redes sociales

Rápidamente se desataron las especulaciones en las redes sociales y mientras unos decían que era leche en polvo otros se atrevían a hablar hasta de cocaína.

“Polvo blanco…? eso suena a cocaína, pero 4 sacoooooooooooooos, ñoooooo ese si es un quemao”, escribió en los comentarios de nuestra publicación uno de nuestros lectores.

Ahora las autoridades del Ministerio del Interior salieron a aclarar los hechos y echaron por tierra los rumores. El contenido de los cuatro sacos con ese polvo blanco sospechoso no era más que harina de pan, la cual el temeroso conductor no pudo demostrar su procedencia.

De momento, todo queda dicho… y ¿por qué se dio a la fuga? Pues esas cantidades lo más seguro es que las robaron de alguna panadería estatal y comprada de forma ilegal. Desde que el pasado año la isla vivió una crisis de escasez de harina de trigo que paralizó la producción de pan en varias provincias, la policía ha puesto mano dura e impone duras penas de prisión a los que son detectados robando este producto al Estado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más