El transporte en Cuba está de mal en peor y el pueblo es quien lo sufre

El transporte público en La Habana parece haber regresado a un estado crítico en las últimas semanas y las paradas de ómnibus, sobre todo en los horarios de la mañana y la tarde, representan un verdadero quebradero de cabezas para quienes no tienen alternativa que esperar lo que haga falta para poder llegar a su destino a un precio de 0.40 CUP.

La actual crisis con el combustible en la Isla parece ser la causa que vuelve a colocar al transporte público contra la pared y reducir notablemente la frecuencia del servicio.

Trasporte público en Cuba de mal en peor

Personas colgadas en las puertas, paradas repletas de personas bajo el sol y ómibus atestados de personas que no tienen más remedio que “llevarse” las paradas porque dentro no cabe ni un alfiler, son solo algunas muestras de que el transporte público está en un momento bastante complicado.

“La situación del transporte cada vez se está complicando un poco más por la falta de combustible, y el pueblo es el más perjudicado. A eso súmale la mala coordinación del transporte que no tiene horario, los choferes que no paran en las paradas. Y todo eso se lo achacan al bloqueo (embargo), pero la realidad es que el transporte está pésimo y es el pueblo quien lo sufre”, asegura Juan Antonio Soto.

Según refiere este ciudadano, el horario más infernal es el de la mañana, ya que producto a la gran cantidad de personas que se dirigen a sus trabajos, el subir a un transporte público es casi una misión imposible.

“A partir de las siete de la mañana ya no hay quien coja nada, hay que estarle cayendo atrás a las guaguas, los carros, o a lo que sea para poder irte. Y si tienes suerte y logras montarte en algo, porque la mayoría de las guaguas a esa hora ni paran. Sabes que tienes que irte colgado en la puerta’’, añadió Juan Antonio.

Por su parte, Dayansi Vaisan asegura que en los últimos días ha llegado tarde a su centro de trabajo, ya que el ómnibus que debe tomar casi nunca se detiene en la parada.

“A la hora pico está un poquito malo. Yo cojo el P 12 todos los días y a veces no para en la parada, así que llego tarde al trabajo, sobre las 9 am casi siempre”.

El transporte privado tampoco está exento de estos problemas, ya que su servicio se ha visto afectado a raíz de las nuevas regulaciones impuestas por el gobierno y la imposibilidad de adquirir combustible en los CUPET.

“Muy pocos CUPET venden gasolina a particulares, la gran mayoría están solo vende por tarjeta y en los pocos que hay combustible para nosotros, las colas son llegan a China”, comentó un taxista que prefirió no revelar su identidad

 


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más