Empresarios españoles empiezan a abandonar Cuba por temor a nuevas sanciones desde Estados Unidos

0

La política de mano dura que mantiene el presidente Donald Trump en contra del régimen cubano ha comenzado a hacer mella en los empresarios españoles, pues la prensa de ese país reveló hoy que muchas compañías han decidido retirarse del mercado cubano por temor a que sus ejecutivos sean blanco de sanciones que impidan su entrada a territorio estadounidense.

Varias empresas españolas asentadas en Canarias anunciaron en las ultimas horas que dejaran de exportar sus productos a Cuba, que atraviesa uno de sus peores momentos económicos desde la crisis de los años noventa, y recrudeciéndose tras la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Según datos oficiales, la exportación de productos de Canarias al país caribeño se ha hundido en un 86 por ciento desde el máximo alcanzado en el 2012.

El miedo ha llegado para instalarse entre los empresarios españoles, tras las medidas adoptadas en contra de los ejecutivos de la cadena Meliá. Muchos temen que la vuelta de tuerca de Trump contra el régimen cubano termine por levantar un clima de inseguridad en las inversiones que llegan desde Europa a la isla.

De momento, no ha constancia de que ningún empresario español fuera de los de Meliá haya recibido alguna advertencia del Departamento de Estado, pero la reactivación de la Ley Helms-Burton ya se está notando en las empresas españolas que operan en Cuba.

“Nosotros trabajábamos con bancos españoles con los que no teníamos ningún tipo de problema, y ahora sí nos piden aportar una serie de documentos, justificar cosas que antes no justificábamos, que la procedencia de la mercancía no sea americana, que no estemos haciendo una venta paralela de esos productos…”, reveló el empresario Israel Bello, administrador único de Ibadesa Canarias (Ibadecan), una de las firmas más veteranas con presencia física en Cuba.

Según Bello, “el miedo ha calado incluso en grandes compañías”.

“Multinacionales que operan con Estados Unidos y también con Cuba y que de repente dicen que no pueden actuar, no pueden vender o no pueden suministrar sus productos cuando no son de origen americano, sino de origen europeo”, enfatizó.

Ese cambio radical de Obama a Trump queda de manifiesto en la evolución de la relación comercial entre Cuba y España, que floreció con el primero para casi morir con el segundo.

Tras la llegada de Obama a la presidencia de EEUU comenzaron a crecer los intereses de las empresas españolas en Cuba, quienes veían una política más relajada hacia la nación caribeña desde su vecino del norte. Cientos de empresas españolas exportaban sus productos a la mayor de las Antillas con asiduidad, pero tras el ascenso de Trump el empeoramiento económico comenzó a sentirse y muchas compañías iniciaron la retirada de un negocio que dejaba millones de dólares producto al intercambio comercial en dos vías.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más