Ministro de Turismo de Cuba defiende la idea de construir más hoteles en La Habana pues asegura que “son necesarios”

El ministro de Turismo de Cuba, Juan Carlos García Granda, defendió esta semana en el espacio televisivo oficialista Mesa Redonda la idea de seguir construyendo hoteles en La Habana, a pesar de que gran parte de la población capitalina vive entre escombros y ruinas en sus casas y edificios.

“En un principio vendimos nuestro país como un destino de sol y playa, pero hoy la expectativa de los clientes va más allá pues desean disfrutar de la cultura y hospitalidad del pueblo cubano”, aseguró García Granda.

El titular de Turismo afirmó que al gobierno le sobran las razones para seguir potenciando la construcción de hoteles en la capital cubana.

“A partir del crecimiento del turismo en la capital de Cuba, requeríamos de una planta hotelera más actualizada. Los hoteles que estamos construyendo son de alta tecnología, tal como los necesita el país (…) No solo estamos haciendo hoteles nuevos, sino que estamos renovando los existentes como el Riviera, el Habana Libre y el Neptuno-Tritón”, reveló.

Además, dijo que el gobierno no solo apostaba por construir hoteles, sino que a la par “han desarrollado pueblos, escuelas, policlínicos y panaderías”. Sin embargo, la realidad es más que evidente y resulta muy distante a las afirmaciones dadas por el titular de Turismo.

En medio de la crisis de escasez que vive Cuba en los últimos años, son muchos los que se preguntan de dónde sigue apareciendo el dinero para construir hoteles por toda La Habana y seguir ampliando la planta hotelera de los principales polos turísticos del país.

La gran pregunta que habría que hacerle al ministro de Turismo es cómo puede aparecer el presupuesto para levantar en pocas semanas una de estas instalaciones, cuando los habitantes de La Habana continúan viviendo entre escombros, derrumbes y ruinas.

Un recorrido a vista de pájaros por la zona cercana a donde se encuentran hoteles de alto lujo en La Habana, como el Gran Packard o el Gran Hotel Manzana Kempinski, dejaría al descubierto que estos se encuentran rodeados de viejas edificaciones y solares donde viven familias hacinadas, con sus techos apuntalados y en inmuebles que sufren de un progresivo deterioro.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más