InicioEconomía y negociosLos cubanos ponen el grito en el cielo con los precios de...

Los cubanos ponen el grito en el cielo con los precios de venta de los carros usados

Desde el martes pasado el gobierno cubano comenzó la venta de automóviles de segunda mano en Moneda Libremente Convertible (MLC). Sin embargo, los astronómicos precios de estos vehículos han dado mucho de qué hablar en las redes sociales y han sido el blanco de innumerables críticas.

Un triste ejemplo de lo inalcanzables de estos precios es el hecho que en un país donde el salario mensual promedio ronda los 45 dólares, un trabajador tendría que trabajar unos 63 años para hacerse de un Geely CK, un poco más de 70 años para un Kia Picanto y casi 116 años para comprar un Peugeot 4008.

Listado de precios oficial de los carros usados en Cuba

Listado Actualizado de Precios – CIMEX 2020

Aunque resulte risorio, el más barato de los carros que se encuentran a la venta se trata de un MG3, el cual cuesta 34.000 dólares y el más caro, un microbús Maxus G10 (90.000 dólares).

Cubanos se quejan por todas partes de los precios de carros en venta

Según un internauta identificado como Santana, ‘OFENSA’ es decir que los autos después de ser usados se vendan a precios súper inflados, porque no es ni al doble de lo que le cuesta a Cuba. ‘OFENSA’ es decirle al cubano que ha apostado, trabajado por Cuba, que esos autos no son para el trabajador común sino para un sector de la población que no trabaja por un salario, que ni ahorrando toda su vida podrá aspirar al auto que menos cuesta.

Otro de los aspectos preocupantes sobre esta nueva posibilidad que se la ha dado a los cubanos de comprar carros es el hecho que la lista publicada por CIMEX no refiere ni el año de fabricación de los vehículos, ni el kilometraje recorrido, ni la procedencia.

“Sabemos que los que se venden normalmente quedan hechos pedazos después de haberles sacado el kilo en la renta al turismo y en empresas”, asegura un mecánico identificado como Raúl.

A su vez, una peluquera identificada como Anita, sostiene que nadie se cree que esta medida beneficiará en lo más mínimo al transporte público, ya que solamente los vehículos podrán ser adquiridos por funcionarios apadrinados del gobierno y jefes que se enriquecen en nombre del socialismo.

“Nos queda muy mal sabor en la boca cuando nos damos cuenta de que estamos dirigidos por una banda de locos. ¿A quién se le ocurre poner en práctica algo así? Ni en sueños podré hacerme yo de un carrito de medio palo”, asegura.

Aun cuando pudiera entenderse que se vendan autos de segunda mano debido a que le país está en quiebra, nada justifica los descabellados precios que doblan, triplican y hasta quintuplican el valor original de estos vehículos cuando estaban nuevos.

 

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas