Cuidar ancianos se convierte en un negocio redondo en Cuba

Vida Nueva es el primer asilo “privado” del que se tiene noticias en Cuba. Se encuentra situado en el reparto Capri, municipio de Arroyo Naranjo en las afueras de La Habana. En cuatro pequeñas habitaciones, pulcras y ordenadas atiende a sus diez clientes ancianos, el mayor de los cual tiene más de cien años.

Su dueña es Maday Segundo Páez, quien hace unos años se vio en la obligación de dejar su empleo como laboratorista para cuidar de su padre enfermo.

Como no existía ningún lugar del Estado donde pudieran atenderlo decidió hacerla ella misma. Allí le surgió la idea de fundar un Home para cuidar ancianos, un negocio con demanda y perspectivas en una nación que envejece aceleradamente.

El local abre de lunes a viernes y tiene dos planes para los clientes. Uno en el que atiende a los ancianos por el día (muy similar al de las Casas de Abuelos que regenta el Estado) y otro en el que los cuida las 24 horas del día.

La mayoría de sus clientes opta por la segunda modalidad. Dentro del precio se encuentran incluidos, además de la atención, la alimentación de los ancianos, el lavado de su ropa, el seguimiento médico y el aseo.

En todos los aspectos la calidad es superior a las instituciones estatales; pero también lo es el precio, varias veces superior al ingreso medio de los cubanos.

Cuando Maday decidió abrir Vida Nueva se topó con el impedimento jurídico de que en Cuba no existía la posibilidad de crear un Home.

Aún así persistió y con el permiso de cuidadora pudo abrir su negocio. A las autoridades no les molesta la competencia.

Todo lo contrario, pues son incapaces de responder a la altísima tasa de solicitudes insatisfechas que existen para las instituciones similares en el sector estatal.

Vida Nueva cuenta con su propio personal de asistencia: dos enfermeras jubiladas y el esposo de Maday, quien es médico y vela por la salud de los ancianos.

El negocio va bien y la demanda no deja de crecer, pero es sumamente estresante para los que lo administran.

Maday no recomienda un empeño similar al que no tenga vocación y se sienta a gusto entre las personas de la tercera edad, pues aunque la retribución económica es muy importante, lo fundamental para regentar un home es inclinarse a la caridad.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más