InicioActualidadSe dispara el temor en las calles y los cubanos comienzan a...

Se dispara el temor en las calles y los cubanos comienzan a salir con mascarillas para evitar contagiarse del coronavirus

El pánico por el contagio del coronavirus también ha llegado a Cuba, donde ya es difícil ir a un lugar y que alguien no este hablando sobre el tema. Ahora, muchos son los cubanos que han comenzado a salir a las calles con nasobucos o mascarillas de tela artesanales por temor a quedar expuestos a un virus ya ha probado su grado de mortalidad y de propagación por 120 países alrededor del mundo.

El fotorreportero cubano Pedro Luis García publicó en su muro de Facebook varias fotografías que muestran a las personas caminando por las céntricas calles del Vedado, en La Habana, utilizando variados modelos de nasobucos como medida de protección ante lo que que él mismo describe como «la amenaza de la pandemia».

https://www.facebook.com/pedroluisgarciamacias/posts/3074836645874553

Las alarmas de han desatado en todo el país, pues luego de fuertes rumores de que el coronavirus ya había echo acto de presencia en la isla, las autoridades confirmaron esta semana, hasta el momento, a cuatro pacientes positivos al COVID-19. Aunque el Gobierno insiste en que se tienen las condiciones creadas para evitar su propagación, muchos temen que pueda causar estragos en una población envejecida que existe en Cuba, cuyo 20% ya supera los 60 años de edad.

«No es lo mismo llamar al diablo y reírse de los memes en Internet, que ya tenerlo entre nosotros. Tenemos mucho miedo por nuestro familiares de más edad porque dicen que son los viejos los que más están muriendo por esto», comentó a nuestra redacción Andy Romero, un vendedor de flores que tiene su puesto en las calles del barrio habanero del Vedado.

El coronavirus es el tema obligado entre los cubanos en los últimos días, subiendo su protagonismo como la espuma luego que el Gobierno reconociera el pasado miércoles en la noche que tres turistas italianos habían dado positivo mientras estaban de vacaciones por Trinidad, en la provincia de Sancti Spíritus.

https://www.facebook.com/pedroluisgarciamacias/posts/3074847562540128

Ayer se le puso la tapa al pomo, pues el Ministerio de Salud Publica informó sobre el primer cubano en dar positivo al virus. Lo peor, es que se trata de un hombre residente en Santa Clara que fue infectado por su esposa, una turista italiana que se encuentra en Cuba desde el pasado 24 de febrero y que no se presentó en el hospital hasta el 8 de marzo, cuando ya su pareja se sentía muy mal. Por lo tanto, ambos pudieron estar en contacto todo ese tiempo con cientos de personas que quedaron expuestos al coronavirus.

Quienes trabajan con el turismo andan con los pelos de punta, pues todos los casos de coronavirus que han llegado a Cuba lo han hecho de la mano de extranjeros. Ahora el debate es uno solo: perder a los clientes y cerrar las fronteras de Cuba o admitirlos y exponerse a un claro escenario de contagio masivo.

«Nosotros no vamos a admitir más turistas italianos ni chinos, aunque no ganemos dinero. Incluso, cuando llegan extranjeros de otros lugares lo estamos desinfectando todo en cuanto dejan los cuartos porque sabemos que es un peligro y eventualmente podemos quedar expuestos», comentó a CubaCute Luis Andrade, quien opera una casa de hospedaje en La Habana Vieja.

El principal temor es que todos los turistas que han ingresado al país portando el virus llegan asintomáticos, por lo que poco puede hacerse para identificarlos en las aduanas por las autoridades sanitarias.

«Vamos a caer uno tras otro, porque los cubanos somos muy pegajosos y hemos perdido, sobre todo por la escasez, las normas de higiene básicas. Vamos a ver quiénes dejarán de estar besando, tocándose o hablando de cerca, como solemos hacer. Estamos embarcados, porque a los cubanos el coronavirus no nos va a quitar la forma en que somos», nos dijo Andrés, un taxista cubano que asegura que podrá enfermarse, pero que el coronavirus es solo una «gripecita» mala.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas