Croquetas, hamburguesas y picadillo entre las oferta “económicas” para los cubanos por el coronavirus

Muchos hoteles en Cuba que atendían hasta hace poco a los turistas han comenzado a ofrecer cestas de comida a la población con pollos, sándwiches, platos con carne de res y hasta mariscos, a precios que nunca serian pagables por el bolsillo de la mayoría de los cubanos.

Algunos centros estatales se han sumado, pero sus precios si son económicos… eso sí, las ofertas son mucho más discretas y sus platos fuertes son croquetas, perros calientes, hamburguesas o picadillo.

Estas nuevas modalidades nacidas de la situación que vive el país tiene dos lados claro, uno para los que tienen un alto poder adquisitivos, que terminan siendo algunos pocos, y otro para los cubanos de a pie, que terminan siendo la mayoría.

Para estos últimos, centros estatales proponen la venta de almuerzos y comidas tipo “completas” que incluyen arroz, ensalada y vianda, y pueden estar acompañados de croqueta, perro caliente, hamburguesas, picadillo o muslo de pollo curado, cuyos precios oscilan entre 20 y 25 pesos.

Para que la población, esos cubanos de a pie, lleven la comida a sus casas hay disponibles cajitas de cartón o los propios pozuelos que las personas llevan desde casa. Pero para las ofertas desde los hoteles si se está garantizando los termopacks que permiten llevar la comida caliente hasta las mesas de sus clientes.

“La opción más módica sería de cinco pesos y contendría croquetas o hamburguesas; esos son los llamados de línea económica. Estamos haciendo potajes, sopas, jugos de frutas naturales, los cuales se elaboran al momento. Diariamente preparamos tres variantes de tablets, cuyos precios oscilan entre los siete y 19 pesos. Por ejemplo, el potaje de chícharos vale un peso; la sopa de subproducto de pollo, dos, y eso lo combinamos con ensaladas y viandas hervidas”, explicó a nuestra redacción Yusimy Figueredo Ramírez, administradora de uno de los restaurantes habaneros que están ofertando alimentos en medio de esta crisis.

Aunque las autoridades del país explicaron que se incrementaría la venta de comida a domicilio; ese servicio aún es limitado a aquellos a los que se les dificulte el traslado hacia los centros que venden estas ofertas.

Entre las medidas adoptadas por el Gobierno para remediar las aglomeraciones ocasionadas por la venta de alimentos, estaban que los bares y restaurantes funcionarían con limitaciones, y en toda actividad comercial se debía guardar un metro de distancia entre los clientes. De no cumplirse estas recomendaciones los locales serían cerrados, subrayó el primer ministro cubano Manuel Marrero.

 


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más