Donald Trump advierte que EEUU se encamina hacia las semanas “más duras” y con mayor numero de muertos por coronavirus

El presidente Donald Trump advirtió el sábado que el país podría encaminarse hacia las semanas “más duras” a medida que aumenta el número de muertos por coronavirus, pero al mismo tiempo expresó una creciente impaciencia con las pautas de distanciamiento social y dijo que está ansioso por reabrir el país.

“Esta será probablemente la semana más difícil, entre esta semana y la próxima… Desafortunadamente, habrá muchas muertes, será horrendo”, dijo Trump en un sombrío comienzo de su sesión informativa diaria sobre la pandemia.

Se unieron a Trump el vicepresidente Mike Pence, la coordinadora del grupo de trabajo sobre coronaviruss, la Dra. Deborah Birx, y el Dr. Anthony Fauci, el experto en enfermedades infecciosas más importante del gobierno de los Estados Unidos. Cada uno estaba muy lejos el uno del otro en el pequeño escenario.

Trump agregó un giro en su impulso familiar por un medicamento que no se ha demostrado claramente que funcione para detener el virus: dijo que puede comenzar a tomarlo como una medida preventiva después de consultar con su médico, a pesar de que no hay evidencia que demuestre que funciona para combatir el coronavirus

Inicialmente, el presidente había sugerido que el país podría reabrir en Semana Santa, pero se retractó al ver las proyecciones de un asombroso número de muertes, incluso si las medidas restrictivas siguen vigentes.

Sin embargo, solo unos días después de extender las estrictas pautas nacionales hasta fines de abril, al observar los niveles históricos de desempleo y el estancamiento económico, comienza a hablar nuevamente sobre la reapertura lo antes posible de la nación, incluso, comentándole a los líderes de las ligas deportivas profesionales sobre llenar los estadios nuevamente.

“Este país no fue diseñado para ser cerrado”, dijo. “La cura no puede ser peor que el problema”, enfatizó.

El número de personas infectadas en los EEUU ha superado los 300,000, con un número de muertos que supera los 8,100; más de 3.500 de esas muertes se producen en el estado de Nueva York. Para la mayoría de las personas, el virus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos o tres semanas. Para otros, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves y terminar con su muerte.

Los funcionarios de salud ofrecieron alguna esperanza de que las medidas de distancia social estuvieran funcionando. Fauci dijo que vio los esfuerzos en acción mientras salía a caminar en Washington, DC, y notó que las personas esperaban a seis pies de distancia para que los atendieran en tiendas y restaurantes.

“A pesar de lo serio y difícil que es esto, lo que estamos haciendo marcará la diferencia”, dijo Fauci.

Pero incluso cuando Fauci instó a los estadounidenses a ser pacientes y dejar que los esfuerzos de mitigación funcionen, Trump dijo: “La mitigación funciona. Pero, de nuevo, no vamos a destruir nuestro país”.

El presidente también continuó promocionando la hidroxicloroquina, un medicamento utilizado durante mucho tiempo para tratar la malaria, la artritis reumatoide y el lupus, después de que estudios preliminares muy pequeños sugirieran que podría ayudar a prevenir que el coronavirus ingrese a las células y posiblemente ayudar a los pacientes a eliminar el virus antes. Pero el medicamento tiene importantes efectos secundarios potenciales, especialmente para el corazón, y se están realizando grandes estudios para ver si es seguro y efectivo para tratar COVID-19.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más