InicioActualidadComienzan a limpiar las calles de La Habana con una solución de...

Comienzan a limpiar las calles de La Habana con una solución de agua y cloro

El Gobierno cubano ha decido comenzar a limpiar las calles de La Habana, la provincia con más casos de coronavirus, para lo que están utilizando camiones y pipas que pasan rociando cada mañana una solución de agua y cloro, con el propósito de frenar la propagación del COVID-19.

En los últimos días, se hicieron virales imágenes similares captadas en la provincia de Santiago de Cuba, donde los bomberos rociaron el pavimento, las fachadas, barandas, puertas y ventanas de las edificaciones puerta a calle en la vía más popular de esa ciudad, el corredor patrimonial de Las Enramadas.

En las fotos se podía ver como tras la aplicación de esta agua clorada, un grupo de personas, todas protegidas con nasobucos, terminar la faena de higienizar la arteria, utilizando escobas.

De escenas similares tenemos noticias en la ciudad de Gibara, la cual fue declarada en cuarentena la pasada semana, tras convertirse en una zona roja y detectarse más de una docena de casos positivos en pocas horas.

Las autoridades cubanas aseguran que esta medida ya ha demostrado ser eficaz en la eliminación de la suciedad presente en paredes y pavimento, donde puede alojarse el virus por horas.

A partir de esta primera experiencia, se determinó que la solución de cloro sería esparcida en horas del día, cuando la incidencia de los rayos del sol fuese menos directa y así lograr una mayor efectividad.

Además, según el Consejo de Defensa Nacional, esta medida «tiene un impacto en la conciencia individual y en la percepción de riesgo de la población».

La idea es extender esta iniciativa por todas las provincias del país, en las calles, parques, paradas y fachadas de lugares donde pueda estar desplazándose la población.

Fuentes consultadas por nuestra redacción señalan que la solución clorada que se usa se prepara 2.5 partes por millón (2.5 ppm) y aseguran que es efectiva para eliminar gérmenes de las superficies.

El mismo método y solución clorada permiten, además, la limpieza de puertas, barandas, agarraderas, picaportes, pasamanos de escaleras, aunque tienen un nivel de suciedad menor, pero igual este tratamiento minimiza la carga microbiana que en ellas pudiera existir.

El trabajo de desinfección, según han señalado fuentes oficiales, se continuaría aplicando mientras que se confirmen personas que tengan relación con otras también confirmadas con el virus, y que pudieran propiciar la transmisión local de la COVID-19.

Salir de la versión móvil