Cuba comenzará a utilizar sueros de plasma de pacientes recuperados del coronavirus para tratar enfermos

Cuba anunció que comenzará a utilizar en hospitales el suero de plasma de los casi 300 pacientes recuperados del coronavirus para tratar a los enfermos que estén en estadios graves de la enfermedad.

Según explicaron las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), este método terapéutico sugerirá las normas y rigor establecidos, comprobando siempre que el donante sea un paciente que se haya recuperado por completo del coronavirus. Para ello, el plasma obtenido será investigado por un grupo de especialistas que validarán que pueda ser utilizado.

“Los tratamientos con plasma se ajustarán según el caso, la etapa de la enfermedad y los medicamentos antivirales que se estén utilizando, como la cloroquina y la kaletra, esteroides, anticuerpos monoclonales como el CIGB 258 e incluso el método de ventilación boca abajo”, explicó en el programa radiotelevisado Mesa Redonda el coordinador del Grupo de Expertos MINSAP, Ricardo Pereda.

“De momento, las investigaciones con el uso del plasma de personas que han vencido al coronavirus están en la fase de determinar si función, qué tan rápido hay que administrarlo, con qué frecuencia se ven mejorías o efectos adversos”, comentó a nuestra redacción uno de los especialistas que está llevando a cabo este estudio en pacientes ingresados en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK).

“Estamos creando grupos de control y analizando las variables que nos permitan determinar con certeza si esta terapia es efectiva o no”, agregó nuestra fuente.

La mayor complicación para concretar los estudios de este tratamiento será la logística para conseguir donantes, no porque falten candidatos, sino porque una vez que desaparecen los síntomas hay que esperar dos semanas y volver a testearlas para confirmar que siguen negativas. Recién entonces se les puede extraer el plasma para analizar si contiene suficiente cantidad de anticuerpos.

Estos estudios no solo probarán la efectividad de la técnica, sino también entender si funciona mejor como tratamiento preventivo, en las primeras etapas de la enfermedad o como un último recurso en pacientes graves.

Esta terapia podría considerarse un éxito si con efectos adversos mínimos, cualquiera sea su grado, se reduce la mortalidad. También si se consigue que con la transfusión de plasma se evita que la gente llegue a las unidades de terapias intensivas o si se logra que el plasma proteja en cierta medida a los médicos y enfermeros, los cuales tienen el riesgo al atender a los pacientes infectados.

Los riesgos son los mismos que cuando se hacen transfusiones, las cuales prácticas muy seguras, pero donde existe una pequeña posibilidad de pasar algunos agentes infecciosos. Por este motivo, los pacientes recuperados de los cuales se utilizará el plasma deben someterse a testeos para VIH, hepatitis y muchos otros patógenos.

También puede haber una reacción alérgica y existe un riesgo teórico de que los anticuerpos puedan empeorar la infección.

Por ese motivo, aún se realizan los ensayos clínicos, aunque de momento, los beneficios potenciales son mayores que los riesgos.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más