A la cárcel directivos de un centro de aislamiento en Cuba por robar miles de pesos

Los directivos de un centro de aislamiento para personas sospechosas de estar infectadas con el coronavirus en la provincia de Cienfuegos fueron procesados y enviados a la cárcel robar miles de pesos en productos como cajas de pollos, salchichas o tinas de helado, que “desviaban” de los almacenes para venderlos por la “izquierda” en el mercado negro.

Según el reporte del diario 5 de Septiembre, se trata de la Villa Perlazúcar, la primera en abrir como centro de aislamiento en esta provincia, y cuyos directivos ahora se encuentran detenidos por el delito de “malversación de recursos del Estado”.

Una inspección sorpresa por parte del Ministerio del Interior, después de las constantes quejas de las personas que allí eran ingresadas, comprobó que en los almacenes de la institución existía un cuantioso faltante de productos, entre salchichas, carne de cerdo, pollo y hasta cajas de helado, los cuales habían tomado cualquier rumbo menos el que tenían destinado.

Pero lo pero fue cuando el administrador de la Villa fue arrestado cuando trataba de marcharse con una mochila en la que llevaba escondidos 25 mil pesos cubanos (aproximadamente 1000 dólares). El hombre, en su defensa, dijo que ese dinero era el que debía depositar en el banco por supuestas ventas realizadas a los trabajadores de “sobrantes” del almacén. Sin embargo, los inspectores que revisaron la documentación de contabilidad no encontraron ni rastro de aquellas operaciones fantasma realizadas por detrás del telón.

Las autoridades ordenaron realizar un inspección fiscal en el centro de aislamiento, en la que se comprobó un faltante equivalente a más de 45 mil pesos cubanos (aproximadamente 1800 dólares).

Villa Perlazúcar comenzó a prestar servicio como centro de aislamiento para sospechosos de la COVID-19 el pasado 11 de marzo, y hasta el día 30 de ese mes los directivos de la instalación reportaron un consumo de 4.271 kilogramos de pollo, lo que serían casi 5000 raciones de muslo y contra muslo. Sin embargo, el promedio de pacientes y trabajadores de la salud que allí estuvieron durante ese tiempo nunca superó a los 125 por día, por lo que sus administradores declaraban un numero de comensales muy por encima de los que realmente tenía el centro.

Además, las pantristas no se quedaron calladas y aseguraron a la policía que el alimento que se les llevaba a los enfermos nunca incluyó las postas de pollo enteras, como está establecido, sino que se les porcionaba en muslos o contra muslos.

Gracias a la “información obtenida de los interrogatorios”, se supo que el 29 de marzo se “desviaron” siete cajas de pollo, de 15 kilogramos cada una” hacia vecinos del poblado de Cumanayagua, todos ellos “amistades” del director de la Villa.

Como resultado de la investigación —que continúa abierta— se realizó una denuncia por el delito de malversación, contemplado en el Código Penal en el artículo 336.1.

De acuerdo con el medio, la comisión de esos delitos en el contexto de la pandemia de Covid-19 constituye una “agravante de la responsabilidad penal”.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más