InicioCrónica RojaA prisión funcionarios estatales por robarse miles de pesos de la libreta...

A prisión funcionarios estatales por robarse miles de pesos de la libreta de abastecimiento

Un grupo de funcionarios estatales en la provincia de Villa Clara terminaron en prisión luego que el Gobierno los descubriera falsificando documentos en los que se inventaron los datos de niños que no existen para poder quedarse con los alimentos que les entregan por la libreta de abastecimiento, entre los que se encuentran bolsas de leche en polvo, pollo, arroz y carne de res.

Según el reporte de la prensa estatal, todos los implicados trabajaban en la Oficina de Control para la Distribución de los Abastecimientos (OFICODA), los cuales realizaron esta estafa en el poblado de Quemado de Güines y con la participación de varios bodegueros de ese territorio.

Hasta 56 niños menores de edad fueron incluidos en núcleos familiares ficticios, para apropiarse de los alimentos y artículos que les estaban entregando durante la pandemia del coronavirus, y luego los revendían en el mercado negro, según revelaron los oficiales del Ministerio del Interior.

Al menos 18 personas fueron puestas a disposición de las autoridades, aunque las investigaciones continúan. Todos ellos están acusados de falsificación de documentos oficiales, desvío de recurso y actividad económica ilícita.

Entre los productos que fueron revendidos por esta vía se encuentran cajas de compotas, carne de res, arroz, pollo y bolsas de leche, los cuales representaron una perdida para el Estado de aproximadamente 20 mil pesos cubanos, teniendo en cuanto su precio subsidiado.

Sin embargo, su precio en el mercado informal en hasta 50 veces superior. Solo de leche en polvo, los acusados se hicieron con casi 170 kilogramos, y el precio de venta de esta en la bolsa negra es de aproximadamente 60 pesos cubanos por kilogramo.

En la comisión de este tipo de delitos influye que las OFICODAS, a pesar de llevar décadas en funcionamiento, no poseen los recursos tecnológicos para llevar en un sistema informatizado el control de consumidores por lo que los controles se lleva «a punta de lápiz», entre montones de papeles y donde los datos pueden alterarse sin posibilidad real de verificarlos.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas