Cubano compra croquetas en una tienda estatal y le explotaron en el rostro cuando las cocinaba

Cuando el amigo de Raúl Rodríguez llegó a su casa con su paquete de croquetas, comprado en un mercado estatal y con total “legalidad”, como él mismo asegura, nunca imaginó que le tocaría vivir uno de esos episodios de los que tanto había escuchado hablar y que llevaba en sus manos material alimentario altamente explosivo.

“Ojo con las croquetas. Algunas son explosivas”, escribió este cubano en un post compartido en su muro personal de Facebook.

Según cuenta, hace algunos años supo de un episodio similar, los cuales se han repetido por toda Cuba, pero ahora le tocó de cerca, pues un amigo a quien conoce desde la infancia fue el protagonista de esta historia.

“¿Habrá que ver si algún material para su fabricación está provocando esta reacción”, se pregunta y lanza a su vez una “alerta a los productores”, enfatizando que fueron croquetas “compradas de manera legal”, como para reafirma que salieron de manos de trabajadores estatales.

“Vean como quedó. Afectaciones en el rostro y en los ojos, además de un pésimo momento para la familia. Por suerte los médicos dicen que en los ojos ya todo está mejor”, agregó Rodríguez en su post, el que acompañó con las imágenes del paquete de croquetas y el rostro de su amigo cuando iba de camino al hospital para ser atendido de urgencia.

Dice que lo hizo publico para que se enteraran todo los que puedan y “estén alerta”, sobre todo aquellos “que tienen la responsabilidad de la confección de los alimentos”.

Más adelante advierte que su amigo es todo un experto friendo croquetas, porque “lleva pila de años haciéndolo”, así que no pudo ser un error al momento de cocinarlas, aunque no tiene mayor ciencia echar a freír una croqueta en un sartén con aceite caliente como para que se considere un riesgo y esta pueda salir volando como un proyectil ardiente.

Facebook Raúl Rodríguez

Las croquetas criollas, como se le conocen popularmente, siempre fueron medio explosivas, eso hay que reconocerlo, y muchos lotes han terminando sacándole un verdadero susto a los que las compras. Hay quien dice que explotan por el exceso de humedad de su masa, ya que quienes las confeccionan le echan agua durante la preparación, quizás para que pesen un poco más y que alguien pueda llevarse la diferencia de ese peso en alimento solido para su casa…

Para que no exploten deben hacerse con una base bechamel y consumirse frescas, pero eso es un lujo de lejanos planetas. Aquí se hacen a base de caldo (70% de agua) y antes de distribuirla en el mercado se mantienen largos períodos refrigeradas…


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más