De alta médica la enfermera cubana que permaneció por más tiempo en ingresada con coronavirus en el país

Yaquelín Collado es conocida por muchos cubanos como “la enfermera de Caibarién” y fue la paciente que más tiempo estuvo ingresada en una sala de Terapia Intensiva en Cuba con coronavirus. En la mañana de este viernes recibió finalmente el alta médica, tras 59 días de ingreso, 37 de ellos reportada de critico y con peligro para su vida.

Todas las semanas recibíamos mensajes en nuestras redes sociales preguntando por su salud, y muchos fueron los que prendieron velas a su favor en sus casa, no solo sus coterráneos en Villa Clara, sino de todo el país.

“Que todo el mundo sea guerrero y luche por seguir adelante, que ayudemos a quienes podamos y sigamos adelante, que yo voy a luchar por mis hijos y por mis nietos”, dijo a la prensa que la visitó horas antes de dejar el hospital Comandante Manuel Fajardo de Santa Clara, donde estuvo por casi donde meses ingresada.

Con 53 años, el coronavirus se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para los médicos que la trataron, pues la diversidad de síntomas que presentó hacían que su estado de salud mejorara y empeorara casi al unísono. Tenía en su contra la diabetes mellitus que padecía y la hispertensión arterial que la afectaba, lo que la llevó a atravesar un complejo cuadro que la llevo a estado grave y que su vida peligrara.

Yaquelín llegó desde Venezuela el pasado 14 de marzo, tras cumplir el termino de su misión médica en ese país. Sin embargo, nunca supo que ya venia infectada con coronavirus, hasta que el 23 de ese mismo mes comenzó a sentirse mal y fue llevada al hospital, donde le hicieron las pruebas PCR que confirmaban su positividad.

Su salud comenzó a empeorar de manera alarmante. Insuficiencia respiratoria aguda, neumonía viral, y el síndrome severo de distrés respiratorio del adulto (SDRA) la llevaron a la terapia intensiva. Estuvo 30 días acoplada a un ventilador mecánico, que a nivel mundial se considera un predictor de mortalidad elevado en gran número de los pacientes. En las dos oportunidades que trataron de de desacoplarla volvió a empeorar y tuvieron que regresar a la ventilación artificial.

Los médicos probaron todos los fármacos que tenían a mano, pero nada funcionaba, por lo que decidieron realizarle una trombolisis con estreptoquinasa, una modalidad muy común en pacientes con infarto agudo del miocardio. El proceso duró seis horas y así se convirtió en uno de los pocos casos trombolizados en Cuba producto del SARS-CoV-2.

A pesar de todo, el 27 de abril hubo que recurrir a la traqueostomía hasta que, en días posteriores, se le retiro la cánula endotraqual.

Entre avances, retrocesos y sorpresas, los días finales de abril trajeron la noticia esperada: en dos muestras de PCR tomadas a Yaquelín, su carga viral era negativa, resultado ratificado el 20, con un tercer examen que la confirmaba como caso recuperado.

Durante su estancia en terapia intensiva, esta caibarienense tuvo tres paros cardíacos.

Ahora tendrá que permanecer 14 días en cuarentena en su domicilio

“He pasado por mucho, pero siempre he salido vencedora como todos los trabajadores de la Salud, ya que hace 33 años soy enfermera. Yo no sé cómo agradecer tanto. Un gran equipo ha estado pendiente de mí y otras personas que no me conocen también. Me han escrito poemas, cartas, mensajes, incluso desde Venezuela… a todos ellos les doy gracias…”, dijo antes de marcharse camino a su casa, cuando fue despedida como una verdadera heroína por casi el total de los trabajadores del hospital Manuel Fajardo de Santa Clara.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más