Operativo policial desactiva almacén de materiales de la construcción en la Isla de la Juventud

La carretera que conduce desde Nueva Gerona al aeropuerto de la Isla de la Juventud amaneció hoy revuelta cuando un fuerte operativo policial irrumpió la calma de estos días para colarse en la vivienda de un cuentapropista que tenia todo un almacén de materiales de la construcción, que iban desde pinturas, planchas de zinc, acero, cajas de azulejos, mármol y cemento como para levantar varias casas.

De acuerdo al reporte de la Agencia Cubana de Noticias, el dueño de la vivienda donde se realizó la intervención de la Policía ahora enfrenta cargos por especulación, acaparamiento y actividad económica ilícita, tres de los delitos que se han puesto de moda durante las semanas de pandemia en el país.

Materiales ocupados durante el operativo

Una llamada telefónica “anónima” (entiéndase un chivatazo) puso en alerta a las autoridades sobre un vehículo estatal que estaba descargando grandes cantidades de materiales de la construcción en una casa particular, justamente frente de la Universidad Jesús Montané Oropesa.

Rápidamente varias patrullas se presentaron en el lugar y ante lo que describieron como una “actividad sospechosa” informaron a la unidad de Investigaciones del DTI para que enviara la “fuerza de enfrentamiento” para realizar un registro en la vivienda.

La operación policial detectó 55 rollos de alambrón de cinco milímetros, 108 planchas de zinc galvanizado y otras 53 de acero de dos metros por 40 centímetros, utilizadas para hacer las llamadas platinas, comúnmente empleadas en la elaboración de puertas y ventanas de angulares.

Materiales ocupados durante el operativo

Además ocuparon 37 bolsas de cemento, 68 cajas de azulejos de colores verde y azul, 146 barras de acero corrugado de varias dimensiones, entre otros recursos como cubetas de pintura de vinil y aceite, un palé con piezas de mármol, básculas electrónicas y se verifica la procedencia de un torno.

La persona dueña de la vivienda posee licencia como cuentapropista, pero de hojalatero, actividad no estatal que le permite hacer puertas y ventanas de ese material, pero no comercializar el resto de los productos ocupados.

Materiales ocupados durante el operativo

La ilicitud está en los productos ajenos a la hojalatería, cuya procedencia se investiga, porque aunque legalmente esté autorizado al ejercicio del trabajo no estatal, sí hay un delito de especulación y acaparamiento, según indica el reporte del citado medio.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más