La olvidada historia de Pancho, el león cubano que se fajó con el ciclón Flora

Si se va a hablar de grandes ciclones en Cuba, sin lugar a dudas no puede dejar de mencionarse el Flora, el cual dejó grandes destrozos en la región oriental del país. Las fuertes lluvias ocasionaron inundaciones en la que perecieron numerosas reses, ganado menor y no pocos seres humanos. Sin embargo, y aunque se habla muy poco de esto, uno de los que por poco no llega a contarla fue Pancho, un famoso león que durante 25 años fue uno de los personajes más ilustres de Camagüey.

Según se dice, Pancho fue el primer león que nació en Camagüey. Llegó al mundo en una jaula de un circo que se encontraba de paso por la ciudad y, como los dueños del show no tenían interés en cuidar al cachorro, se lo regalaron a una familia que decidió quedárselo y que le puso por nombre Pacho.

Pancho siempre fue manso. Desde pequeño sus dueños lo acostumbraron a pasear por las calles sujeto con una cadena y así fue convirtiéndose en toda una celebridad en Camagüey.

El tiempo fue pasando y lo que al principio era tan solo un leoncito gracioso, se había convertido en un león adulto, que ya no le hacía mucha gracia a los vecinos el cruzarse con él en plena vía pública.

Ante los reclamos recibidos por parte de los pobladores de la ciudad, las autoridades obligaron a la familia a que donase su peculiar mascota al zoológico que se encontraba en el parque del Casino Campestre.

Las intensas precipitaciones del ciclón Flora hicieron que las aguas del río Hatibonico subieran casi tres metros y transformaran el Casino Campestre en una especie de lago que por poco llega a tragarse al pobre Pancho, quien terminó convirtiéndose en el principal damnificado en la ciudad.

Tanto los trabajadores del zoológico, como algunos vecinos de la zona, llegaron a desafiar la crecida del río con tal de no dejar morir Pancho y, en una arriesgada maniobra de rescate, lograron salvarlo y lo llevaron a una zona segura.

El león Pancho, quien ya era famoso en Camagüey, vivió muchos años y tuvo una numerosa descendencia, hasta que estiró la pata en marzo de 1986. Tan sentida fue su muerte para los habitantes de la ciudad que, hasta la prensa oficial, que en esos años solo hablaba de los cumplimientos de los planes de producción, le llegó a dedicar alguna que otra nota a su muerte.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más