Operativo policial en La Habana desactiva red de robo de cloro

Un nuevo operativo policial realizado esta semana en La Habana terminó con el arresto de cuatro cubano que tenían organizada un pequeña red de robo de cloro en fabricas estatales, sustancia altamente demanda en medio de la pandemia como desinfectante, para venderla luego en el mercado negro.

De acuerdo al reportaje trasmitido durante la emisión estelar del Noticiero de Televisión, la vivienda que funcionaba como almacén del cloro robado se encuentra en la calle Vigía entre Cristina y Pila, en el municipio Cerro, y estaba ubicada a menos de 100 metros de la Unidad Empresarial Básica (UEB) Distribuidora Occidente, de la Empresa Electroquímica de Sagua, una dependencia adscrita al Ministerio de Industrias, de donde se estaba desviando este producto químico.

El grupo rebajaba el cloro con grandes cantidades de agua para aumentar el margen de rendimiento y ganancia de las cantidades que robaban.

Al momento del registro fue encontrado parqueado a las afueras del lugar un vehículo estatal con 600 litros del cotizado químico.

Los robos se realizaban todos los días, entre las 5:00 y 6:00 de la tarde, pues aprovechaban que el chófer tenia en su poder una carta autorizo que le permitía parquear dentro del estacionamiento de la citada planta de producción. Al conductor le pagaban 100 pesos cubanos por trasladar los envases hasta la casa almacén, un negocio bastante rentable, considerando que solo estaba a una cuadra del lugar.

Los miembros de la red vendían el litro y medio de cloro a 15 pesos y el galón de 20 litros a 200 pesos

“En este momento tenemos acusados a los dos operarios, al chófer del panel y a la receptadora que tenía su casa como almacén”, dijo la teniente Beatriz Duarte, segunda jefa de sección de la Dirección general de instrucción criminal del Ministerio del Interior.

La Distribuidora recibe usualmente más de 20 toneladas de hipoclorito de sodio y las distribuye a todas las provincias del occidente cubano, incluyendo el municipio especial Isla de la Juventud.

Los investigadores encontraron que, para enmascarar los robos, los depósitos de la Distribuidora eran rellenados con agua. A criterio de la dirección de la entidad no existían faltantes, aunque, en el proceso de investigación, la policía encontró otras irregularidades en la Unidad Empresarial.

Al efectuar un registro en las áreas de la entidad se descubrió también una manguera de agua que tenía alcance al depósito de hipoclorito, lo que en opinión de los peritos favorecía la adulteración de su pureza; además, detectaron que la pesa donde debía pesarse el producto estaba totalmente inutilizada.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más