En menos de 24 horas regresan los turistas a Cuba, pero olvídense de visitar el Malecón

En menos de 24 horas abrirán nuevamente las fronteras de Cuba, pero solo para los turistas que deseen alojarse en los hoteles de los cayos, así que olvídense de pasear por el Malecón en un auto clásico, recorrer las calles de La Habana Vieja o perderse entre los tantos paladares que han surgido en los últimos años.

Con el nuevo coronavirus, el Gobierno cubano apuesta por rescatar la industria turística en la Isla, pero han asegurado que la premisa será evitar nuevos rebrotes en la población.

Por este motivo, las autoridades autorizaron solo cinco cayos como sitios de vacaciones, alejados del resto de Cuba, para los turistas que insistan en relajarse en las playas de la mayor de las Antillas en medio de una pandemia que aún afecta a miles de personas alrededor del mundo.

El primer ministro Manuel Marrero advirtió hace nos días que en la frontera se aplicará un estricto protocolo de seguridad, adelantando que los primeros vacacionista que lleguen al país no vendrán en vuelos comerciales, por ahora suspendido, sino en chárters.

Los cayos habilitados serán Coco, Guillermo, Cruz, Largo del Sur y Santamaría. En el caso de este último, que depende del aeropuerto de Villa Clara, los visitantes serán conducidos en buses custodiados por policías, no harán paradas -ni para ir al baño, explicó Marrero- y una vez en el hotel volverán a ser monitoreados.

Quienes den positivo al virus serán aislados, pero los detalles de a dónde o si serán devueltos a casa no están claros.

Los turistas tendrán prohibido rentar automóviles e ir a las ciudades, y su único acercamiento con los cubanos será con los empleados de los hoteles donde se hospedarán.

Aunque oficialmente Cuba queda abierta desde mañana al turismo internacional, bajo estas condiciones, el Gobierno no ha dado cifras de posibles llegadas de extranjeros al país. Además, las naciones que conforman la Unión Europea han impuesto severas restricciones para viajar a Cuba y Canadá, principal fuente de viajeros a la isla, no tendrán vuelos hacia la nación caribeña hasta el mes de agosto.

Con el comercio y los espacios públicos cerrados, el transporte y las clases suspendidas desde hace tres meses, Cuba logró cierto control del COVID-19 con confirmados diarios a la baja y concentrados en La Habana. Este martes se reportaban 2.341 casos y 86 muertos.

El modelo de turismo que buscan imponer las autoridades no tiene precedentes en la historia reciente de la nación caribeña. En los años 90 se limitó el acceso a los cubanos a muchos hoteles separando a los ciudadanos de los extranjeros, pero estas restricciones fueron eliminadas hace más de una década.

Las medidas son parte de un plan de tres fases para llevar a Cuba a una nueva normalidad luego del paro que comenzó en marzo cuando se detectaron los primeros casos de coronavirus en tres turistas italianos.

Las autoridades del Ministerio de Turismo en Cuba han asegurado que existen propuestas de algunos mercados como Canadá, Portugal y Rusia, pero estas no se han confirmado pues dependen de las aperturas de las fronteras de sus países y las condiciones (sanitarias y legales) que existan.

Los expertos han dicho que esta apertura del 1 de julio es más bien “una señal, una intención” por parte de las autoridades cubanos… por lo que ahora solo queda saber quiénes están en este año dispuestos a hacer turismo.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más