Cuba completa está de desescalada desde este viernes, pero aún la pandemia sigue

Con la entrada de La Habana esta mañana en la fase 1 de la desescalada, Cuba completa ha iniciado su recuperación, luego que Gobierno asegurara que tiene bajo control la pandemia del coronavirus y reabriera restaurantes, playas y transporte publico, pero todos con mascarillas y manteniendo el distanciamiento.

La capital llevaba días esperando con impaciencia la luz verde para sumarse oficialmente al resto del país en la recuperación, aunque oficiosamente, como ironizaban muchos cubanos últimamente, la ciudad “llevaba más de un mes en fase 1”.

“Feliz 3 de julio en que toda Cuba entra en etapa post COVID-19. Que la alegría no nos haga olvidar la responsabilidad. Hoy ganamos una batalla, pero aún no ganamos la guerra”, tuiteó el presidente Miguel Díaz-Canel.

Muchos en La Habana quisieron aprovechar por todo lo alto su “primer día de libertad”. Entre los que se fueron a las playas del Este para darse un chapuzón, los que simplemente se sentaron a respirar aire fresco en el muro del Malecón habanero o los que prefirieron irse a tomar un helado al Coppelia, la capital cubana se desbordó hoy…

Y es que desde hace semanas era obvio que en las calles habaneras había mucho más tráfico, personas en la calle, e incluso niños jugando. El confinamiento nunca fue obligatorio, pero las autoridades habían pedido a la población que solo saliese a la calle a lo imprescindible y confiaron, erróneamente, en que la ausencia de transporte público limitaría la movilidad.

Entre las restricciones que hoy se levantaron en la capital está la de ir a la playa y a las piscinas (con aforo limitado), actividades muy esperadas por los habaneros para sobrellevar el agobiante calor del verano caribeño.

En la segunda fase entró hoy casi todo el país menos la capital y la vecina Matanzas

Las playas cercanas a la ciudad no amanecieron repletas, pero fueron muchos los jóvenes y niños que en pequeños grupos familiares o de amigos se lanzaron a disfrutar de la arena y el mar en este primer día.

Otro esperado regreso es el del transporte público, en un país donde muy poca gente puede darse el lujo de comprar su propio coche.

Los autobuses comenzaron a rodar de nuevo este viernes con el aforo limitado y los habaneros, que durante semanas han caminado lo que no está escrito y también desempolvado las bicicletas, volvieron a hacer fila en las paradas de “guagua”, una estampa típica de la ciudad que la pandemia borró durante tres meses.

Y es que también los pescadores han regresado al malecón de La Habana, el lugar más querido y concurrido de la ciudad, desierto desde finales de marzo.

Los autobuses comenzaron a rodar de nuevo este viernes con el aforo limitado

La reactivación paulatina incluye además en esta primera fase la reapertura de bares y restaurantes, aunque los del sector privado -los famosos “paladares”- se lo toman con calma y no todos han regresado de inmediato.

Como la mascarilla, las medidas higiénicas o la distancia social, “las colas también llegaron para quedarse”, dicen estos días los cubanos con causticismo, acusando el cansancio de una crisis económica, otra más, que se agudiza por días.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más