Los días del CUC en Cuba están contados… BIENVENIDO el dólar y el peso cubano

El CUC ya tiene fecha de entierro, así lo ha anunciado el Gobierno cubano, pero no parece ser el fin de la dualidad monetaria. Los cubanos le dirán adiós a los billeticos de colores, pero vuelve a la Isla el dólar, como dueño y señor, para convivir con el pobre peso cubano, que aún se esfuerza por convertirse en una moneda oficial y única.

Los días de convivir con dos tipos de monedas en los bolsillos para los cubanos parecen estar contados. Así lo confirmó esta semana el presidente Miguel Díaz-Canel, quien anunció que la unificación monetaria se implementaría “en el menor tiempo posible”, prometiendo que con ella Cuba renacerá como si fuera un fénix y se resolverán de golpe y porrazo muchos de los problemas que aquejan a los cubanos.

“Esta medida, cuando esté aprobada, por sí sola, va a quitar muchas, casi la totalidad de las trabas que hoy tenemos para el desarrollo de las fuerzas productivas en nuestro país”, aseguró el mandatario.

La situación es compleja en un país con salarios estatales de 30 dólares en promedio

Mientras especialistas califican de urgente dejar una sola moneda para contribuir al ansiado y esquivo despegue de la economía cubana, las personas se se preguntan cómo se realizará ese proceso y cuál será su impacto en la sociedad, en especial para los grupos más vulnerables de la población, como los jubilados.

Ambas circulan juntas hace un cuarto de siglo: el histórico peso cubano (CUP), y el peso convertible (CUC), equivalente al dólar. Tras la caída del bloque soviético a inicio de los años 90, Cuba perdió apoyo económico y se sumió en una profunda crisis. El comercio cayó un 75%. El país se paralizó y el gobierno, único empleador, continuó pagando salarios a casi 5 millones de trabajadores que no producían. Esto se conoció como el “período especial”.

Como medida de urgencia, el 26 de julio de 1993, Fidel Castro autorizó que los emigrados enviaran remesas en dólares a sus familiares, y aceptó inversiones extranjeras. Permitió también la libre circulación del dólar, cuya tenencia estaba penalizada.

Pagar salarios sin producción ni importaciones generó un exceso de liquidez que debilitó al CUP, sumado al ingreso de divisas. Ante ello, el gobierno emitió una moneda fuerte equivalente al dólar. A fines de 1994 nace el Peso Cubano Convertible (CUC).

Diez años después, en noviembre de 2004, Fidel volvió a tomar otra drástica medida: retirar el dólar de circulación, y solo permitir el uso del CUP y del CUC en los comercios.

La reforma “dejará al peso cubano como la moneda oficial y determinará la eliminación gradual del peso cubano convertible

Los cubanos tuvieron que esperar 13 años, que Fidel Castro muriese y que Raúl Castro anunciara que entregaba el poder a Díaz-Canel, para volver a escuchar sobre el fin de la doble moneda.

El 21 de diciembre de 2017, Raúl Castro dijo en su última sesión parlamentaria como presidente: “Debo reconocer que este asunto nos ha tomado demasiado tiempo y no puede dilatarse más su solución”.

Un grupo de más de 100 especialistas, de los que nunca se supo su nombre comenzaron a trabajar para acabar con la dualidad monetaria y las distintas tasas cambiaras que mantiene el Gobierno… tres años después, los cubanos siguen con dos monedas, y desde el lunes con una tercera pues regresa un viejo conocido: el dólar estadounidense.

Muchos cubanos, por no decir la mayoría, ha criticado la decisión de abrir una red de tiendas donde exclusivamente se venda en dólares estadounidenses, pero el Gobierno asegura que no se trata de una dolarización de su economía.

En la isla operan dos monedas nacionales: el histórico peso cubano CUP y, desde 1994, el peso convertible CUC

El dólar quedará nuevamente en manos de los que reciben remesas del exterior, tienen empleos en compañías extranjeras o en algunos negocios del sector privado. El CUP, la moneda destinada a permanecer, seguirá siendo el medio de pago del Estado, todavía principal empleador en el país, y que entrega un salario mensual promedio a sus trabajadores equivalente a 30 dólares.

La economía cubana ha vivido por décadas con muchas aberraciones y de ellas la mayor es la emisión monetaria sin respaldo y la doble moneda. Ambas son causas primarias de inflación.

Es el clásico círculo vicioso en una economía de factura socialista como la cubana Se emite dinero para pagar a trabajadores que no producen y para sostener empresas quebradas. Naturalmente el exceso de dinero creado hace subir los precios y para aminorar la emisión monetaria se recurre a pagar salarios irrisorios.

A su vez esto requiere controlar precios y subsidiar una libreta de consumo con cantidades que no alcanzan para vivir decentemente. Pero el pueblo tiene que subsistir y empieza a sustraer mercancía de los centros de trabajo y a vivir a base del trueque. Se genera una cultura de corrupción inevitable. Si el sueldo no alcanza para subsistir, hay que ‘resolver’.

Ahora 1 CUC se cotiza en las casas de cambio a 24 o 25 CUP, para el público.

Con el dólar, llegarán un nuevo tipo de tiendas con productos importados de calidad que Cuba no produce, inaccesibles al cubano de a pie que solo gana pesos cubanos.

Un cambio de moneda requiere un ajuste inmediato de sueldos, libertad de contratación y de gestión aunado a inversión importante. Dada la depauperada economía cubana y el déficit de ahorro que existe, esa inversión tendrá que venir de afuera y requerirá garantías y un estado de derecho.

La economía no funciona a base de ordeno y mando lo que me parece y cuando me parece. Pensar que la estructura política actual es capaz de hacer cambios tan fundamentales es ser iluso. De no ir a un cambio monetario y político a fondo se recogerá tan solo una ensalada de contradicciones, abusos y mas corrupción. Han sido eficientes en crear todo lo anterior. De modo que veremos mas abusos impuestos a la fuerza. ¿Hasta donde aguanta el pueblo? Esa es la incógnita…


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más