Operativo policial en La Habana contra un revendedor que tenía una verdadera tienda en su casa

Un nuevo operativo policial realizado en La Habana contra los llamados “revendedores” dejó tras las rejas a un cubano que tenia en su casa en verdadero almacén, mejor surtido que muchas tiendas estatales, con alimentos, productos de aseo e higiene, que el hombre compraba en los centros comerciales para luego venderlos a mayor precio en el mercado informal.

De acuerdo al reportaje transmitido en la emisión estelar del Noticiero Nacional de la Televisión cubana, el registro se realizó a partir de las “denuncias de sus vecinos”, en una vivienda ubicada en el Consejo Popular Rampa, del municipio Plaza de la Revolución.

Las autoridades aseguran que recibieron “quejas de la población” en la estación de policía sobre la venta de productos de primera necesidad a sobreprecio en una vivienda particular.

En las imagenes mostradas por la televisión estatal se pueden ver cajas llenas de los más variados alimentos, lo mismo enlatados que frescos, así como productos de aseo y de higiene, muchos de ellos entre los más demandados por la población por su escasez.

La persona dueña de este pequeño almacén tenia licencia de cuentapropistas para el arrendamiento de su vivienda y de venta de prendas de vestir.

Frente a las cámaras aparecieron varios supuestos vecinos del encausado, todos ellos criticando la actividad que este realizaba.

“Los revendedores casi siempre lo tienen todo, ellos son los que acaparan todas las cosas para ellos aprovecharse de la necesidad y vender a sobreprecio. Eso es un descaro porque hay productos que tú no tienes y después tienes que comprárselos a ellos”, dijo uno de los entrevistados.

Uno de los oficiales del Ministerio del Interior que participó del operativo explicó que durante el registro no se encontró ningún papel, ni documentación que justificara la legalidad de todos los productos encontrados.

“Como resultado del proceso penal hasta el momento no han podido presentar ninguna documentación que puedan justificar la licitud de los productos ocupados. Se pudo comprobar que el ciudadano encartado a pesar de comercializar estos productos se dedicaba en las redes sociales a promocionar la venta de los mismos, se ponía de acuerdo con las personas interesadas para la compra de estos”, precisó la teniente Arle Gavilán Portilla, instructora penal del Órgano de Investigación Criminal.

El arrestado utilizaba las redes sociales y las paginas de clasificados en linea como Revolico para anunciar sus productos y sus precios, como fue comprobado con se le ocupó su celular. Además, llevaba una libreta con la contabilidad detallada de todos los articulos que vendía y compraba a diario.

El noticiero de la televisión cubana mostró mensajes del sospechoso –con su consentimiento– a través de Whatsapp, en los que vendía un tubo de pasta de dientes de producción nacional a 5 CUC y los paquetes de culeros, a 20 CUC.

La identidad del detenido no fue revelada en el informe, ni la cantidad de productos requisados, así como tampoco el monto del dinero que se le quitó al sospechoso de acaparamiento.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más