Así quedó el rostro de esta cubana por una croquetas explosivas en su cocina

Una experiencia aterradora vivió hace solo unos días la cubana Alicia de los Ángeles Ortega, pues mientras freía una croquetas en aceite caliente en su cocina, que solo horas antes había comprado en un mercado estatal en La Habana, estas empezaron a explotar como proyectiles y terminaron causándole graves quemaduras en su rostro.

Según contó a través de sus redes sociales Alicia, estas croquetas explosivas las había adquirido en el conocido mercadito de 23 y 12, en el céntrico Vedado habanero, donde habitualmente acuden cientos de personas para poder comprar las ofertas que allí vende el Gobierno, al ser por lo general más económicas que las que se encuentran en las tiendas en divisas.

“Hola a todos mis amigos, el motivo por el cual hago esta publicación es para advertirles que tengan mucho cuidado con las croquetas que venden en el Mercado de 23 y 12, pues como pueden ver casi me matan, son explotadoras. Gracias a Dios solo fueron quemaduras, pero pudo ser peor. Por favor, para que esto no le pase a nadie, no las compren”, escribió Alicia en su perfil de Facebook, junto a las imágenes que muestran cómo quedó su rostro tras el accidente.

Captura post de Facebook de Alicia

Las croquetas criollas, como se le conocen popularmente, siempre fueron medio explosivas, eso hay que reconocerlo, y muchos lotes han terminando sacándole un verdadero susto a los que las compras. Hay quien dice que explotan por el exceso de humedad de su masa, ya que quienes las confeccionan le echan agua durante la preparación, quizás para que pesen un poco más y que alguien pueda llevarse la diferencia de ese peso en alimento solido para su casa…

Para que no exploten deben hacerse con una base bechamel y consumirse frescas, pero eso es un lujo de lejanos planetas. Aquí se hacen a base de caldo (70% de agua) y antes de distribuirla en el mercado se mantienen largos períodos refrigeradas…

Las croquetas que oferta el Estado son algo así como un objeto frito en manteca rancia, generalmente de dimensiones diferentes. Incolora, inodora, sin sazonar ni condimentar, y sin carne alguna. Una masa compacta de sabor único que con bastante dificultad corre por la bóveda del paladar.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más