Lo que faltaba por oír: Vacas secuestradas en Cuba

Pedir rescate por animales robados se está poniendo de moda entre delincuentes de algunas áreas rurales ganaderas del municipio de Jobabo, en Las Tunas, quienes han probado hasta cierto punto la debilidad de la gente en su capacidad de denunciar y las posibilidades de un mecanismo que no tiene otro calificativo que secuestro.

Se empieza por reses y equinos y se termina con personas. Así es este modus operandi que va y viene a la vista de unos cuantos campesinos desde hace años – aseguran quienes han tratado a toda costa de hacer que los afectados hablen acerca del hecho, aporten datos para esclarecerlo o simplemente delaten a los depravados malhechores.

En 2019 se registraron cerca de tres decenas de casos de este tipo en la localidad, todas sin mediar una denuncia formal de robo, algo que deja brecha abierta y casi total impunidad a los ladrones, o más bien secuestradores de animales, que precisamente se escapan de las manos de la policía por la falta de acusaciones o pruebas que puedan aportar sus víctimas.

Y lo que preocupa en esencia es que ese mal de pedir rescate por animales robados no es nuevo, ya en los 90 se conoció en las zonas de Mejías, Guaramanao, El Níspero y otros cuantos barrios más… y como siempre, el campesino, en vez de ir a la unidad de la policía y hacer su denuncia prefiere pagar casi el valor de su yunta de bueyes o su caballo a quienes se lo robaron.

Se conoce que la mayoría de las veces los ladrones se apoyan en un intermediario para dejarle caer a sus víctimas la propuesta de que si pagan le devuelven el animal. O se las valen de algún mecanismo para comunicarse o regar la voz en el barrio; se han escuchado hasta algunos casos de amenazas de que si hacen la denuncia le darán algunos golpes a alguien.

Los propietarios que pagan el rescate de los animales robados una y otra vez no tienen en cuenta que están abriendo una puerta al delito de una manera que puede tornarse irreversible y sienta las bases para que un día los cacos pasen al secuestro de seres humanos. Así de simple.

Dentro de los delitos contra la ganadería este es el más preocupante, no por los animales o el robo en sí, sino por el peligro que desencadena y la impunidad que los mismos implicados en el pago de rescate han dado a los ladrones.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más