Fallecen por coronavirus dos médicos cubanos en Hialeah que eran padre e hijo

Dos médicos cubanos, padre y hijo, ambos naturales de Guantánamo, fallecieron en Hialeah, tras quedar contagiados de coronavirus. Tanto el doctor Jorge Vallejo, de 89 años, obstetra y ginecólogo retirado, como su hijo, Carlos Francisco Vallejo, de 57 años, perdieron la vida en su lucha contra el COVID-19, después de ingresar juntos en el Palmetto Hospital el 21 de junio.

El Dr. Jorge Vallejo falleció el 27 de junio, solo seis días después de su ingreso, mientras su hijo estuvo hospitalizado por 42 días en la unidad de cuidados intensivos, hasta perder la vida el pasado 1 de agosto.

Sus familiares revelaron que ambos atendieron a 76 pacientes de coronavirus, muchos de ellos pacientes de residencias de ancianos, antes de terminar contagiados.

Los familiares dijeron en entrevistas con el Miami Herald que cinco familiares, entre ellos la esposa de Carlos, se contagiaron con el virus, que creen que Carlos contrajo de uno de sus pacientes.

Los Vallejo son originarios de Guantánamo, Cuba. Jorge nació el 12 de junio de 1931, de padres inmigrantes españoles, en una familia de médicos.

Fue en Guantánamo donde conoció a su esposa Gisela y juntos tuvieron tres hijos: Jorge, Carlos y Freddy. Jorge se hizo psiquiatra, Carlos internista y Freddy dentista.

Jorge Vallejo fue un crítico abierto de la Revolución y un cristiano devoto que huyó con su esposa y sus dos hijos en una balsa en 1965, pues el menor de ellos nació en Estados Unidos. Tras sobrevivir un viaje precario ante una tormenta tropical, la familia llegó a Cayo Hueso y más tarde se estableció en Hialeah.

Jorge pasó 10 años aprendiendo inglés antes de obtener la certificación de ginecobstetra en Estados Unidos. Trabajó hasta la muerte de su esposa en 2005.

La esposa de Carlos, Lissette Vallejo, de 57 años, dijo que fue director de la junta directiva del Palmetto General Hospital y dirigió equipos médicos en tres residencias de ancianos en el sur de Florida. Vivía cerca de su padre, a quien a menudo veía y cuidaba.

Sus hijos dijeron que su padre tomó todas las precauciones para seguir viendo a sus pacientes mientras luchaban contra el virus en hospitales y centros de rehabilitación, a veces tomando tiempo personal para asegurarse de que sus pacientes estuvieran cómodos y tuvieran lo que necesitaban.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más