domingo, octubre 17, 2021
InicioActualidadHoy los cubanos celebran a la Virgen de Regla y en la...

Hoy los cubanos celebran a la Virgen de Regla y en la religión Yoruba a Yemayá

Para unos es la Virgen de Regla, patrona de un pequeño poblado en las orillas de la Bahía de La Habana, mientras para otros es Yemayá, la Reina del mar y guardadora de todas las riquezas. Cualquiera que sea en la que creas, desde Cuba hoy 7 de septiembre le prendemos una vela en honor y la veneramos como se merece…

La Virgen de Regla

Aquellos que creen en la Virgen Negra cruzan hoy la bahía habanera para rendirle culto en su templo, en una veneración donde se funde casi todo el panteón Yoruba con la cristiandad en el sincretismo.

La Virgen de Regla que preside hoy el pequeño templo en el ultramarino pueblo de igual nombre fue mandada a tallar en España por una feligrés que quiso que quiso que se venerara aquella misma virgen que en el siglo V ordenara a esculpir San Agustín el Africano, Obispo de Hispinio. Él había tenido una revelación: un ángel le había vaticinado que debía ser tallada en madera la esfinge que luego debía colocarse bien adornada en su oratorio, por ello lo que el padre hizo fue seguir al pie de la letra las instrucciones. Este ordenó tallar la figura de la virgen con el color negro, de acuerdo a la tez de los africanos.

Fue jurada en 1708 Patrona de la Bahía, a cuyos pies se depositó la llave de San Cristóbal de La Habana

La tradición se encargó de hacer a la virgen Patrona de los marinos, como consecuencia de haber traído a la embarcación salva a pesar de la tempestad. A partir de 1687, y hasta 1696, en Regla se adoró una imagen representada por un cuadro pintado al óleo, pero ese último año el castellano Don Pedro de Aranda y Evellaneda, donó al santuario la escultura que había traído en su primer viaje a España.

Desde el momento en que la ermita de la Virgen de Regla estuvo al pie, se ramificó el espíritu público de su devoción se convirtió en foco de piedad, y venía personas desde los más apartados lugares a rendirle homenaje. La devoción crecía más y más. En 1708 se agregó a la iglesia dos altares, por no dar abasto el que había para las misas.

El 14 de diciembre del propio 1708, se juró la Virgen de Regla por Patrona de la Bahía, se depositó la llave que tuvo en sus pies, que simboliza San Cristóbal de La Habana, por el Regidor Decano de ese Cabildo.

Lleva una sencilla vestimenta azul, adornada con encajes blancos que solo deja ver su rostro

Cuando se llega a Regla lo primero que se observa es la ermita que, mirando al mar, se construyó por primera vez en ese sitio en 1690 gracias a las limosnas y un donativo que consiguió un peregrino peruano llamado Manuel Antonio. Una tormenta destruyó la primera edificación, construida con tablas y yaguas de guano. En 1792, un asturiano llamado Juan de Coyedo Martín levantó una ermita de tapia y tejas, que también servía de vivienda a los limosneros que a ella se acercaban. La Virgen está desde entonces en el altar mayor, desde donde protege a la Bahía de La Habana.

Yemayá

El sincretismo religioso determina que en la isla Yemayá se compare con la Virgen de Regla. Es la deidad de las aguas saladas. Es la orisha de la maternidad. Ella es la guardadora de todas las riquezas. Los desperdicios son su tesoro. Lo que se pierde puede ser reobtenido con la ayuda de Yemayá.

Cuando se busca a Yemayá en la naturaleza se debe buscar en el mar, en las crestas de las olas contra las costas y rocas. Es en esta forma que Yemayá toma los ofrecimientos y sacrificios. En esta misma forma ella construye y/o destruye, ofreciendo bendiciones o quitándolas.

Yemayá viste un manto de crepé con un vestido azul marino, que puede tener adornos en azul y blanco.

Es tan vieja como Obbatalá, y tan poderosa, que se dice que es la más poderosa, pero por su carácter arrebatado perdió la hegemonía del mundo, y se le dio el dominio de la superficie de los mares, que al moverse de derecha a izquierda, representa el movimiento de las olas, y el carácter de su personalidad. Fue la primera en nacer cuando Olofi decidió crear el mundo, luego de sofocar con agua el fuego que imperaba.

Yemayá es la madre de todos los hijos en la tierra y representa al útero en cualquier especie como fuente de la vida, la fertilidad y la maternidad. Es un Osha y está en el grupo de los Oshas de cabecera. En la naturaleza está simbolizada por las olas del mar, por lo que su baile se asemeja el movimiento de las mismas.

Yemayá es la deidad de las aguas saladas

Yemayá cuando castiga es inflexible, es adivina por excelencia, le robó el okpele a Orula y este luego le entregó los caracoles (diloggún). Ella es dueña de las aguas y el mar, fuente de toda la vida. Reina de Abeokutá. Su nombre proviene del Yorùbá Yemòjá (Yeyé: madre – Omo: hijo – Eyá: Peces) literalmente madre de los peces. Se dice que todos somos hijos de ella, porque por 9 meses nadamos como peces en la placenta de nuestra madre. Come siempre junto a Shangó, excepto Yemayá Okute que come con Oggún.

Se recibe como Orisha tutelar y en el Sodo Orisha sus Omo (hijos) no reciben Oyá. Antes de asentarla se realiza como mínimo con 7 días de antelación una ceremonia en el mar y sus Otá (piedra) son 7 oscuras o negras y se recogen allí.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram