Cuentapropista de Cienfuegos rescata un tradicional y curioso tranvía para su ciudad

Cienfuegos fue una de las ciudades cubanas que contó con servicio de tranvía hasta los primeros años de la década de 1950 en que desaparecieron ante la competencia de los ómnibus.

Casi siete décadas después, un cuentapropista sureño se ha propuesto recrear ese medio de transporte como atractivo turístico.

Paul Lima Arencibia, como se llama este emprendedor, ha construido un tranvía de tracción animal aprovechando pedazos de piezas de madera, acero y aluminio.

La idea de recrear este antiguo medio de transporte le llegó al ver los rieles abandonados que asoman bajo el pavimento en las calles de Cienfuegos y algunas fotos antiguas de la estación de tranvías que funcionó en la ciudad hasta 1953 y en la que hoy funciona una escuela primaria.

Cuando llevó su idea a las autoridades de Cultura estas les soltaron un rotundo “no”, los funcionarios de ese ministerio le dijeron que con los coches tradicionales y las calesas coloniales era más que suficiente para la Perla del Sur.

La idea de recrear este antiguo medio de transporte le llegó al ver los rieles abandonados que asoman bajo el pavimento en las calles de Cienfuegos

Sin embargo, la negativa no desanimó a Lima Arencibia que acudió entonces a las autoridades del Gobierno que sí apoyaron su iniciativa y lo estimularon para que convirtiera su iniciativa en un Proyecto de Desarrollo local que se sumara al programa de Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT).

A inicios de diciembre de 2017 le solicitaron un permiso exclusivo para que pudiera transitar por las zonas que estaban prohibidas para el resto de los vehículos de tracción animal como el Prado y el Centro Histórico de Cienfuegos.

Desde entonces su negocio marcha viento en popa. Ha firmado contratos con Turismo y la Dirección de Patrimonio le ha entregado varios materiales informativos para que además de pasear a los turistas les ofrezca información sobre los monumentos, edificios e historia de la ciudad.

El costo del viaje en el peculiar tranvía de Lima Arencibia es de 4.00 CUC para los turistas extranjeros y 10.00 CUP para los cubanos. También brinda servicios para bodas por 40.00 CUC diarios.

Para solucionar el problema medioambiental que provocan los excrementos y el orine de los caballos, el cienfueguero ideó un ingenioso sistema que recoge todos los desechos en un tanque de acero inoxidable instalado debajo del tranvía.

Lima Arencibia espera que su invento se generalice entre los cocheros de la ciudad que han sido muy criticados en los medios de prensa locales por ensuciar las calles de Cienfuegos.

Por lo pronto, su idea parece haber entusiasmado a otros pequeños empresarios y ya ha llegado a sus oídos que se están construyendo otros tranvías en la ciudad. Sin embargo, esto no le preocupa, pues, a su juicio, la ciudad ganará con ello y se “por mejorar y eso solo puede ser bueno”, afirma.

Él mismo está fabricando otro tranvía que se asemejará mucho más a los que antaño circularon por la Perla del Sur.

Tiene el propósito de, una vez que lo concluya, dejar el primero para que lo trabajé su hermano y se dedique exclusivamente a los niños.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más