Dueños de casas de renta en Cuba se las están viendo negras sin turismo

Los dueños de las casas de renta y hostales en Cuba se están devanando los sesos por estos días ante la ausencia de turismo en el país. Los principales hoteles e instalaciones turísticas se mantienen paralizados y, las alternativas del sector privado, se están llevando la peor parte.

El Gobierno cubano les ha dado la opción a quienes poseen casas de renta que se mantengan operando para el turismo nacional. No obstante, quienes administran estos negocios aseguran que esta alternativa está muy lejos de resultar rentable.

“¿Que cubano va a hacer turismo nacional?”, se pregunta Raúl Zequera, un cuentapropista residente en Trinidad, uno de los principales polos turísticos en Sancti Spíritus, tras recordar la severa crisis que atraviesa la isla luego de seis meses de restricciones para evitar el contagio del COVID-19 y la falta de alimentos e insumos en todo el país.

Por su parte, la dueña de un hostal en el mismo sitio, hizo alusión a una nota publicada por el periódico Escambray en la que se señala que cada año Trinidad recibe a miles de turistas, pero aclaró que eso ha cambiado completamente ahora.

“No estamos trabajando, cerramos desde el principio y esperamos que pase esto”, expresó.

El panorama para la gran mayoría de estos cuentapropistas el panorama no es para nada alentador, ya que en vistas a que no hay turnos, se han visto obligados a buscar alternativas para intentar sobrevivir.

La mujer, que prefirió no revelar su identidad, aseguró que se había visto forzada a vender algunos accesorios que eran para el disfrute de sus clientes con tal de tener algún ingreso, ya que la pensión que recibe como jubilada no le alcanza ni para empezar.

Las autoridades cubanas anunciaron la suspensión temporaria del cobro de las licencias a los cuentapropistas, además de los impuestos, y la moratoria del aporte a la seguridad social, sin embargo, los trabajadores privados no tienen derecho a un subsidio ante la paralización de sus negocios.

Algunos negocios continuaron trabajando y, a pesar de la disminución de clientes e ingresos, pagaron a sus trabajadores; otros cerraron por la imposibilidad de mantener sus actividades sin incumplir las recomendaciones de aislamiento físico. Aunque nadie habla de despidos, no en todos los casos han podido pagarles a sus trabajadores.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más