Cosas simples que en Cuba son una verdadera Odisea

Muchas de las cosas que son “normales” en el mundo entero, en Cuba constituyen un dolor de cabeza. Aquí, les compartimos algunas de las cosas que para los cubanos son tan complicadas de hacer que se vuelven una verdadera odisea.

Sacar el Carné de Identidad

Pareciera cosa de coser y cantar, pero nada más lejos de lo que realmente ocurre para realizar este trámite. Resulta increíble el trabajo que se pasa para obtener un documento que pruebe que “tú, eres tú” y que viniste al mundo el día que tu madre te dio a luz.

 Conectarse a Internet.

Si bien es cierto que Cuba ha avanzado con respecto al acceso a Internet, aún resulta complejo y en extremo caro. Si en cualquier país del mundo es posible contratar planes jugosos que permiten navegar un poco más suelto al usar la conexión mediante datos móviles, en Cuba, si no se “anda piano”, en apenas unos minutos puede que se vaya al vacío uno de estos paquetes de datos que ofrece ETECSA.

Operaciones bancarias.

La llegada de la era digital a Cuba ha traído consigo numerosos beneficios, eso hay que reconocerlo. No obstante, aún faltan años para que las personas dejen de considerar el comercio electrónico y las operaciones bancarias como si se tratasen de un laberinto.

Actualmente es posible utilizar la Banca Móvil con ellos es posible pagar la electricidad, el consumo de agua, etc. Hasta ahí bien. Sin embargo, aventurarse a comprar uno de los llamados “combos” que se colocan a la venta por espacio de segundos en las tiendas en línea y tener éxito en la empresa, es algo de lo que muy pocos cubanos pueden dar fe. Al menos no con la frecuencia que les gustaría.

Salir sonriendo del aeropuerto.

Tener que lidiar con la Aduana de Cuba le borra la sonrisa del rostro hasta a Masantín el torero. Los oficiales siempre tendrán un motivo para detenerte, ya sea que vienes pasado de peso, tienes cara de sospechoso o cuanta cosa se les ocurra.

Desayunar, almorzar y comer.

Quizás el puntillazo final de este listado sea este punto. Si bien para cualquier persona que resida fuera de la Isla esto es algo del día a día, para los cubanos es un verdadero lujo el hacer tres comidas al día (y ni hablar de meriendas).

Sin contar con que el salario no da ni para empezar, el tema del desabastecimiento cierra aún más el cerco y hace que sea cosa de sueños el poder llevar alimentos a la mesa en más de una ocasión al día y hay que vivir acostumbrado a solo “picar”, cuando más, algún que otro pedacito de pan con lo que aparezca.

La lista pudiera ser interminable, ya que solo hemos citado algunos pocos ejemplos de las tantas complicaciones con las que hay que lidiar o sí, o sí, en Cuba.

¿Y tú? ¿Conoces alguna otra cosa que trae de cabeza a los cubanos y que en otro país es sencilla de hacer?


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más