Hoy cumple 53 años Javier Sotomayor, el Príncipe de las Alturas

El mejor saltador de altura de todos los tiempo, Javier Sotomayor, hoy está cumpliendo 53 años de edad, y ya retirado hace más de dos décadas, todavía puede presumir de los récord de salto de altura al aire libre como en pista cubierta, además de un título olímpico, dos campeonatos mundiales, cuatro en pista cubierta y tres títulos panamericanos, entre otros.

Su carrera ha estado llena de controversias y aún para muchos está presente el oscuro capitulo ya en el ocaso de su carrera deportiva, cuando fue suspendido en dos ocasiones por supuesto consumo de sustancias prohibidas.

Sotomayor, nacido en Limonar (Cuba) el 13 de octubre de 1967, sigue siendo el actual plusmarquista mundial tanto en pista cubierta (2.43), como al aire libre (2.45). Entre sus logros, figura el oro olímpico en Barcelona 1992 con un salto de 2.34 metros y la plata en los Juegos de Sydney 2000.

Progresión de sus marcas personales

En el atletismo masculino quedan pocos récords tan viejos. Están los 8,95 m de Mike Powell en longitud (1991), los 46s78 de Kevin Young en 400 v (1992) y varios lanzamientos (peso, disco y martillo).

Junto a estas medallas olímpicas consiguió dos campeonatos mundiales, en Stuttgart 1993 y Atenas 1997 al aire libre; así como las cuatro en pista cubierta de Budapest 1989 (donde batió el récord mundial), Toronto 1993, Barcelona 1995 y Maebashi 1999.

En lo que respecta a sus marcas, batió el récord mundial en tres ocasiones: 2.43 m en Salamanca; 2.44 en La Habana; y 2.45 nuevamente en Salamanca en 1993; altura que le convierte en el único saltador de altura en la historia que ha superado la barrera anglosajona de los ocho pies.

Además, este atleta ahora nacionalizado español es el saltador que más veces ha superado el listón por encima de 2.40 en la historia, con 17 ocasiones. Su retirada se produjo tras la temporada 2001, en la que fue cuarto en los Mundiales de Edmonton en Canadá.

En Cuba, Javier Sotomayor sigue siendo una de sus “glorias deportivas”. En el Museo Nacional del Deporte de la mayor de las Antillas colocaron un listón a 2,45 m. Un homenaje similar le rindieron en el jardín del Museo Olímpico de Lausana: elevaron otro listón.

“Y yo monté otro listón a esa altura en la puerta de mi casa en La Habana. Para entrar debes pasar por debajo. Cuando saltaba no me parecía tan irreal. Pero ahora me impresiona. Está tan arriba como una portería de fútbol. O como la red del voleibol. ¡Yo saltaba una red de voleibol”, reveló hace unos años en una entrevista.

Con el tiempo se ha convertido en un embajador deportivo del país, un técnico que toca las teclas del sistema deportivo, y secretario general de la Federación Cubana de Atletismo.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más