InicioActualidadDíaz-Canel asegura que el presidente Donald Trump "se quedará con las ganas...

Díaz-Canel asegura que el presidente Donald Trump «se quedará con las ganas de escribir el epitafio de la Revolución»

Durante su intervención en la tarde de ayer en el cierre del primer pleno de la Asamblea Nacional de Poder Popular de Cuba que se celebra desde el comienzo de la pandemia del coronavirus, el presidente Miguel Díaz-Canel lanzó su habitual discurso de ataque en contra de la administración estadounidense, y directamente hacia Donald Trump, a quien le advirtió que a pesar del recrudecimiento de su política contra la Isla «se quedará con las ganas de escribir el epitafio de la Revolución triunfante».

En su discurso cargado de retórica, en el que se centró en asegurar que la actual situación económica y social que vive Cuba se debe en gran medida a la «persecución» política y financiera por parte del «vecino del norte», el mandatario reconoció que las relaciones bilaterales entre ambos países atraviesas ahora uno de sus momentos más bajos desde que Trump asumiera la presidencia de EEUU.

Sin embargo, a pesar de las continuas amenazas de sanciones por parte de la administración estadounidense si el Gobierno cubano no cambia su postura política, Díaz-Canel insistió, ante la presencia de Raúl Castro, que el país mantendrá las relaciones de cooperación con Nicolás Maduro en Venezuela.

«Las medidas de EEUU buscan asfixiar la economía, crear descontento y desesperanza en la población y culpar de todos los problemas a las supuestas ineficiencias del modelo cubano», dijo el gobernante.

Díaz-Canel insistió en que durante la actual pandemia del coronavirus «el imperialismo optó por recrudecer el bloqueo (embargo) de forma extrema y sin precedentes», algo que no solo afectó a las gestiones comerciales de la isla para adquirir equipos e insumos médicos, sino también a «la recepción de ayuda solidaria o humanitaria» enviada por otros países.

«Es una realidad que los cubanos no podremos olvidar», advirtió Díaz-Canel, quien mencionó entre las medidas más dañinas del último año fueron los «esfuerzos» para interrumpir la llegada de combustible a Cuba, la prohibición de vuelos desde EEUU a todos los aeropuertos cubanos menos La Habana o la prohibición a los estadounidenses de alojarse en hoteles estatales.

También criticó con fuerza la reciente cruzada de Washington para impedir el envío de remesas desde EEUU a Cuba al vetar las transacciones con la empresa Fincimex, vinculada al conglomerado militar GAESA y principal canal legal para el envío de dinero al país caribeño.

Esa decisión, según advirtió el pasado martes Fincimex, obligará al cierre de las 407 sucursales de Western Union en la isla y dejará a cientos de familias cubanas sin poder recibir ayuda económica de sus allegados, en un momento de fuerte crisis.

«Se trata de una acción que afecta a un número considerable de compatriotas y su vínculo con sus familiares» en EE.UU., dijo el presidente.

A su juicio, el embargo contra Cuba no es política, es atropello, es sedicia, es vergonzoso e infame».

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas