InicioActualidadReconstruyen en Sancti Spíritus el mayor puente colgante de Cuba y lo...

Reconstruyen en Sancti Spíritus el mayor puente colgante de Cuba y lo harán con «hierros de aquí y de allá que fueron recuperados»

El puente colgante sobre el río Agabama, en la provincia de Sancti Spíritus, promete recuperar su historia y volver a ser el más grande de los de su tipo que existe en Cuba.

Sin embargo, no promete mucha seguridad, al menos por lo descrito hoy por el diario oficialista Granma, donde se reconoció que para su construcción se están utilizando «hierros de aquí y de allá que fueron recuperados en varios sitios de la provincia».

Las partes que conformarán este puente colgante se están confeccionando desde hace varios meses en la Empresa de Servicios Técnicos Industriales (ZETI), donde una brigada de pailería esta «reciclando» viejos pedazos de hierro recuperados de antiguas obras para armar las 12 piezas de entre 6 y 10 metros de largo por 2 de ancho que se requieren para terminar la estructura.

Integrantes de la brigada de pailería de ZETI laboran en la ejecución de las partes que conformarán el puente.

Desde allí, serán trasladadas hasta donde permanece desde hace varios años inactiva la antigua mole de hierro, colapsada por el abandono durante tantos años, y que ayudaba a unir a los dos poblados de Fomento, divididos por el río Agabama.

Ya están terminadas y pintadas la mayor parte de las piezas que completarán la pasarela colgante, la cual tendrá una distancia de 100 metros de longitud y que serán soportadas por cables y tensores de alta resistencia.

Entre los materiales usado en la fabricación de las piezas del nuevo puente están antiguos tanques de hierro en desuso que fueron recuperados de la papalera abandonada de Jatibonico. Todo el acero acopiado fue tratado en la Planta Mecánica de Santa Clara, para convertirlo en tiras y con estas hacer los angulares que se utilizaron en la fabricación del puente.

Ya están concluidas y pintadas la mayor parte de las piezas que completarán la pasarela colgante.

Las autoridades de la Empresa Provincial de Servicios Comunales de Sancti Spíritus, entidad responsable de la construcción del nuevo puente, han reconocido que se trata de una «obra sin respaldo de recursos» por parte del Gobierno, por lo que se han visto a hacer maravillas para ingeniárselas pues hasta ahora el puente ha demandando alrededor de medio millón de pesos cubanos para su restauración.

Con el acero del revestimiento de cilindros de gas en desuso están haciendo el fondo de la pasarela, pero les faltan aún muchas piezas por cubrir, por lo que están echando mano de las partes viejas del propio puente colgante inactivo que se encuentren en mejor estado para poder completar el piso restante.

Ahora quedará ver si estos «materiales recuperados» realmente entregan la seguridad que debe tener una estructura de este tipo, pues aunque la empresa involucrada en su construcción asegura que han sido «certificados» no aclara si para el uso y empleo de estructuras para puentes o para otra producción.

El alto grado de deterioro de la anterior estructura resulta evidente.

Por lo que se ve en la fotos compartidas por la prensa estatal, aun no se le ha aplicado la pintura conservante o de preservo y está al 80%. Tengamos en cuenta que se están recuperando y elaborando partes donde el calor por aplicación de técnicas de oxicorte y soldaduras por arco eléctrico modifican las estructuras moleculares de los metales lo que hacen modificaciones estructurales y aumentan la incidencia del proceso de oxidación y fallas y todo esto se va a utilizar en un puente donde la humedad y las temperaturas actúan en su contra. ¿Todo esto está concebido en el estudio que pueda hacerse a la estructura?

El puente original tenia una longitud total de 160 metros, una luz central de 100 metros y una altura de 10 metros. Considerado una obra única de su tipo en Cuba, fue construido por una brigada del entonces central Ramón Ponciano. En más de 30 años de uso, solo en el 2005 recibió una reparación media realizada por obreros de la Fábrica Electromecánica Escambray.

Con el paso de los años se agravó el estado técnico del viaducto

Las chapas metálicas que conforman los 210 metros cuadrados del piso del puente están afectadas en más de un 70 por ciento, así como los 198 niples y 99 angulares que componen la estructura. Los cables trenzados de 24 milímetros que soportan el tablero o calzada y las demás partes de la pasarela están dañados por una intensa corrosión.

Agabama requiere de esta pasarela, pues de un lado están las escuelas, los centros de Salud, los de servicios técnicos, las instalaciones culturales y deportivas, las entidades laborales y el mayor número de viviendas; pero del otro hay una escogida para el beneficio del tabaco, carpintería y la bodega; además, reside una población superior a los 1 200 habitantes, incluidos los de asentamientos cercanos como Arroyo Seco, La Esquina, El Vagá, La Esperanza, Mataguá y Quiebra Hacha que, aunque pertenecen a Villa Clara, acuden a las entidades fomentenses.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas