Demócratas en Florida lanzan campaña para evitar que el senador cubanoamericano Marco Rubio puede postularse nuevamente para el Congreso de EEUU en el 2022

Varios políticos del partido Demócrata de Florida lanzaron una campaña de recaudación de fondos para impulsar la iniciativa “Retire Rubio 2022”, la cual se opone a la posible reelección del senador cubanoamericano del partido republicano Marco Rubio, al considerar que ha estado “ausente” de las necesidades de los floridanos y guiado por un “hiperpartidismo y liderazgo fallido”.

La iniciativa y un comité de acción política (PAC) fueron creadas por el activista Ben Pollara, director de United for Care, la campaña que promovió el plebiscito a favor de la marihuana medicinal en Florida que fue aprobado en las elecciones de 2016.

“Es tiempo de retirar a Rubio”, señaló en su cuenta de Twitter Dave Jacobson, otro de los estrategas demócratas que se unió a la campaña junto con la publicación de un video del primer aviso contra del republicano.

El movimiento se adelantó a la campaña de 2022, cuando el Congreso renovará, como lo hace en cada elección, a cerca de un tercio de los 100 senadores de Estados Unidos, que son elegidos para un período de seis años y Rubio está incluido.

“Florida merece un senador que escuche a los científicos, defienda el acceso de los estadounidenses a una atención médica asequible y se comprometa a ayudar a las familias en apuros y las pequeñas empresas durante esta crisis sin precedentes”, destaca la iniciativa de Pollara.

La campaña rechaza las políticas de los republicanos y el presidente Donald Trump para eliminar la Ley de Cuidado Asequible de la Salud (ACA) y la falta de acciones para poner en cintura a la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés) en pro de un control en la venta de armas.

“Durante años, las campañas de Marco Rubio han sido financiadas por las grandes petroleras, las grandes farmacéuticas, la NRA y Wall Street, por lo que, si vamos a tener éxito al enfrentarlas, debemos comenzar temprano”, precisa.

El respaldo tanto de Rubio, como del otro senador por Florida, el también republicano Rick Scott, a las denuncias de fraude electoral hechas sin pruebas durante meses por Trump ha sido cuestionado por los demócratas.

Rubio ha dicho en su cuenta de Twitter que los demócratas han acudido “muchas” veces a las cortes después de elecciones y que Trump tiene el mismo derecho “si tiene pruebas claras de mala conducta” en los comicios del pasado martes, las cuales no ha presentado.

“Marco Rubio se ha dedicado singularmente a hacer avanzar su propia carrera política, no a los intereses de los floridanos”, señala la convocatoria por Internet de “Retire Rubio 2022”.

Para las elecciones de 2016, Rubio se presentó a última hora a la reelección, la cual ganó para un segundo periodo.

Rubio, de 49 años, había renunciado a un segundo mandato en busca de la Presidencia de Estados Unidos, pero se impuso Trump como el nominado del Partido Republicano, durante una campaña en la que el magnate inmobiliario se refería a él como “Little Marco”.

El cubano-estadounidense, sin embargo, ha sido un aliado político de Trump y consejero de las políticas de Estadoos Unidos hacia Cuba, que consistieron en gran parte en revertir los acercamientos al Gobierno de la isla impulsado por el expresidente Barack Obama (2009-2017).


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más