Campaña de Donald Trump insiste en que hubo fraude electoral en las elecciones presidenciales y que el Gobierno cubano estuvo involucrado

La campaña del presidente Donald Trump continúa insistiendo en que el pasado 3 de noviembre hubo un gigántesco fraude electoral en Estados Unidos.

Su abogado personal, Rudy Giuliani, volvió a defender hace unas horas el derecho de su cliente de impugnar los comicios, pero esta vez las acusaciones fueron más directas e incluyeron a los gobiernos de Cuba, China y Venezuela detrás lo que describió como un “fraude masivo”.

Según explicó Giuliani, el equipo legal de Trump ha descubierto que existe un “patrón” a nivel nacional que se repite en varios de los estados que ganó su oponente Joe Biden.

“Esto fue un plan y se hizo desde un lugar centralizado para ejecutar los diversos actos de fraude (…) Estuvo enfocado especialmente en las grandes ciudades controladas por los demócratas, lo que tienen una larga histria de corrupción”, aseguró el abogado del mandatario.

Giuliani dijo que estos reclamos, y otros supuestos alegatos de fraude electoral se informarían con demandas inminentes que desafiarán las victorias electorales de Biden en Georgia, Wisconsin, Pensilvania, Michigan, Arizona, Nuevo México y Virginia.

La conferencia de prensa siguió a los informes del jueves de que Trump había llamado personalmente a dos miembros republicanos de la Junta de Encuestas en el condado de Wayne, Michigan, después de que primero se negaron a certificar los resultados de las elecciones del condado y luego revocaron esos votos.

Después de las llamadas de Trump, los dos republicanos emitieron declaraciones juradas afirmando que deseaban rescindir sus votos de certificación. Esto parece ser parte de un impulso para crear argumentos para que los legisladores republicanos en Michigan y otros estados clave se nieguen a certificar las victorias de Biden y, en su lugar, designen electores que emitirán votos en el Colegio Electoral para Trump.

Otro de los abogados de Trump, Sidney Powell, presentó ayer toda una tesis conspirativa en la que están involucrada “dictadores y corporaciones” que estaban a favor de la derrota del presidente de Estados Unidos.

Según Powell, detrás del fraude electoral existe un sistema de votación que poseía “capacidades ocultas para cambiar o descartar votos”, los cuales fueron originalmente ordenados por los mandatarios de Venezuela, Cuba y China.

“Lo que realmente estamos lidiando aquí, y descubriendo cada día más, es la influencia masiva del dinero comunista a través de Venezuela, Cuba y probablemente China, y la interferencia con nuestras elecciones aquí en los Estados Unidos”, dijo Powell a los periodistas.

El canciller cubano Bruno Rodríguez ha salido al paso a estas acusaciones y tiró la bola al otra lado al aseguran que “los representantes del presidente Trump mienten sin piedad al difundir información falsa sobre la supuesta injerencia cubana en las elecciones estadounidenses”.

“Calumnia pura. En contraste con la política actual del Departamento de Estado EEUU, Cuba no interfiere en el proceso electoral de otros países”, escribió Rodríguez en su cuenta de Twitter.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más