Ni café ni comida… los cubanos esperan en la Isla uno de los peores fin de año de las ultimas décadas

Julia lleva meses tristes pues su problema está claro que no tiene solución a corto plazo… sobre todo porque no depende de ella.

Como millones de cubanos atrapados en la más grave situación económica que se ha agravado en Cuba en los ultimos años, ella lucha por subir una rampa plagada de líos que en 2020 exhibieron una de las crisis más hondas, pronunciadas y duras en casi 62 años de Revolución.

“Esto está malo, pero malo, muy malo”, nos cuenta Julia, en un relato sobre la angustia de formarse en filas interminables en los comercios para tratar de conseguir alimentos y bienes básicos y, al final del camino, toparse con la temida respuesta: “No hay”.

“Es una escasez como nunca. Hace cinco días que no consigo ni café. En las tiendas de moneda nacional todo escasea y en las de dólares sí hay más productos, pero el dólar está muy caro”, narró esta cubana que pidió reserva de su nombre completo por miedo a represalias.

En una devaluación en un país con salarios mensuales de 30 dólares o menos, salvo excepciones, el precio del dólar en el mercado negro subió este año de 24 a 36 o 40 pesos cubanos y de uno a uno y medio en pesos convertibles.

Con el desabasto de alimentos y bienes esenciales que se agudizó en 2018 y 2019, y se heredó a 2020, y una acelerada dolarización este año, entre la población cubana cunde un temor: comenzar a repetir, y ahora con mayor crudeza, el “periodo especial” de la década de 1990.

El “periodo especial” identifica una fase de sacrificios impuesta por el Gobierno cubano ante el conflicto socioeconómico y político que Cuba enfrentó por el desplome, a partir de 1989, de sus aliados del campo socialista de Europa del Este que, comandados por la ya desaparecida Unión Soviética, le subsidiaron desde 1960.

Como otros años, 2020 aportó desastres por fenómenos meteorológicos, pero con una diferencia: el coronavirus, que agudizó la crisis socioeconómica.

Con un aparato productivo limitado y con un reducido sesgo exportador, Cuba debe importar 80% de sus necesidades. “Ni el virus y ni las tormentas tienen la culpa de todo. Esto viene desde mucho tiempo antes. La gente está cansada”, reprochó Julia.

 

 

 


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más