El Gobierno cubano estaría preparando el terreno para que las remesas que se envíen a través de Western Union sean depositadas directamente en tarjetas en MLC

El Banco Central de Cuba hace algunos días, acatando indicaciones de la cúspide del gobierno cubano, modificó las licencias pertenecientes a los Servicios de Pago en Red S.A. (REDSA) para autorizar a esa entidad en el manejo y captación de depósitos.

Analistas califican a esta acción como el principio para el regreso de Western Union a Cuba con REDSA como socio principal, dado que, a su vez, se le fue retirada a Fincimex la posibilidad de procesar las remesas desde el exterior.

Fincimex, entidad ubicada en la Lista Negra de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) por ser dirigida o estar altamente influenciadas por autoridades militares cubanas, no tendría nada que ver con el negocio de las remesas entre estos países, por lo que Western Union ya no tendría ningún impedimento para volver a operar en Cuba, esta vez con REDSA como contraparte. Este se considera un tecnicismo muy bien aprovechado, dado que ya no se incumple con ninguna de las leyes estadunidenses.

Es incierto todavía el funcionamiento esquemático del nuevo de proceso de remesas a Cuba, pero se prevén dos escenarios posibles. El primero consta de la canalización de las remesas por medio de cuentas bancarias asociadas a tarjetas magnéticas, pues REDSA es la institución encargada de la administración de la red de cajeros automáticos de Cuba y personalización de tarjetas plásticas RED y matriciales bajo la marca RED.

Western Union permite varias formas de envío de dinero: los remitentes pueden transferir el dinero desde tarjetas de débito, crédito o directamente de cuentas bancarias. El proceso sería válido si el supuesto destinatario en Cuba recibiera el dinero en su cuenta bancaria asociada a una tarjeta magnética emitida por REDSA. Esta modalidad solo tiene el inconveniente de que para hacer efectiva la transacción, deben transcurrir al menos 4 días hábiles.

Es desconocido también el monto de la comisión exigida por REDSA para realizar el proceso de transferencia. Sin embargo, el mayor obstáculo es que, como ya es bien conocido, a los bancos estadounidenses no les es permitido hacer negocios con entidades cubanas, por lo cual se presume que la transferencia vaya destinada a un banco intermedio que funcione como puente y, por consiguiente, el proceso demore más y exija mayor comisión.

La segunda variante prevista para el regreso de las remesas a Cuba por Western Union es la vía tradicional, aprovechando las más de 400 oficinas que la transnacional tenía habilitadas en Cuba antes de retirarse por completo el pasado 22 de noviembre. Las funciones que por más de 20 años realizó Fincimex ahora podrán ser asumidas por REDSA.

Esta segunda variante involucra la interrogante de en qué moneda se entregarían las remesas en Cuba, pues el dinero que se envía desde EEUU está en dólares, pero (ante la anunciada y todavía incierta eliminación del CUC) no se sabe si se entregarán entonces en dólares estadounidenses (USD) o en pesos cubanos (CUP). Y si fuera en esta última, ¿a qué tasa de cambio se entregaría?

Muchas interrogantes todavía sobre la mesa y los agentes involucrados tienen la responsabilidad de aclararlas pronto. Pero bueno… como muchos esperaban, se encontró un tecnicismo que permite ahora el regreso de Western Union a Cuba, y mucho antes de los que se preveía.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más