Joven cubano es arrestado en Hialeah acusado de agredir sexualmente a una menor de edad

Roberto Ramón Ocampo, un cubano de 24 años residente en Hialeah, fue acusado hace unas horas de agredir sexualmente a una menor de edad.

La víctima es una jovencita de 14 años a la que Ocampo conoció por internet y atrajo a un encuentro el pasado 6 de diciembre en el área de la calle 72 y la 3ra Court del oeste de Hialeah.

Según detalló un reportaje de América TeVé, una vez que se encontraron, Ocampo abusó sexualmente de ella en la parte de atrás de su carro. Lo hizo a pesar de que la menor siempre le dejó claro que solamente tenía 14 años.

El agresor ha sido enviado a prisión. De ser hallado culpable podría enfrentar varios años de cárcel.

Hace solo dos semanas Eduardo Gil, un cubano de 52 años residente en Miami, compareció en una corte de Miami-Dade tras haber sido acusado de molestar sexualmente a una menor de edad, que no era otra que su propia hija, informó América Tevé.

Según la información brindada por las autoridades, el hombre comenzó a molestar su hija desde que esta tenía tan solo seis años de edad, pero la víctima nunca llegó a contar lo que estaba sucediendo por temor a represalias.

En el año 2018, la menor intentó atentar contra su vida por el trauma que tenía, por lo que tuvo que someterse a tratamiento especializado hasta que se pudo descubrir que era abusada por su padre.

Actualmente la niña se mantiene recibiendo tratamiento psiquiátrico y fue justo a su terapeuta a quien confesó que su padre abusaba sexualmente de ella, por lo que con su testimonio se logró preparar un caso criminal en contra del cubano.

Durante su comparecencia en corte, en una audiencia presidida por la jueza Mindy S. Glazer, al cubano se le informó que sería acusado de cargos bastante serios.

Cada año en Florida, miles de niños son víctimas de abuso infantil, el cual puede tomar la forma de abuso físico o sexual, negligencia, abandono o maltrato.

Los delitos sexuales se consideran ofensas particularmente atroces y se procesan enérgicamente en el estado de Florida. Una condena puede resultar en una larga condena de prisión, la libertad condicional perpetua y el registro obligatorio como delincuente sexual, un estigma que ahora seguirá al cubano Eduardo Gil por el resto de su vida

 

abuso sexualcubano arrestadocubano en Hialeah