InicioActualidadEl "gas de balita" también aumenta su precio en Cuba y el...

El «gas de balita» también aumenta su precio en Cuba y el Gobierno le echa la culpa al bloqueo

La empresa Cupet y el gas licuado toman en esta ocasión el protagonismo en medio de tanta crítica e incertidumbre sobre la radical subida de precios que sufrirán disímiles servicios y productos debido al proceso de unificación cambiaria y monetaria que llevará a cabo el gobierno a partir del 1ro de enero. Al respecto, Cupet anunció que el nuevo coste de un cilindro de GLP de 10 kilogramos pasará a ser 213 CUP.

La equivalencia de precio, que consiste en una multiplicación de 21.3 CUP por cada kilogramo de gas licuado, será aplicada a todos los formatos de cilindros que se comercializan en el país, por lo que, por ejemplo, se puede decir que un botellón cuya capacidad sea mayor a los 25 kilogramos costaría 532.5 CUP.

La entrega de reserva de gas bianualmente será mantenida para aquellos municipios en que no exista la venta liberada, modalidad para la cual no habrá contratación de nuevos clientes, según declaraciones de la empresa Unión Cuba-Petróleo (Cupet).

La compañía aclaró que todos los clientes, normados o liberados, tendrán la posibilidad de adquirir gas licuado siempre y cuando dispongan del respectiva «balita» vacía, que también debe haber pasado por los controles «oficiales».

«Los clientes de GLP, ya sean normados o liberados, tendrán derecho de adquirir el GLP siempre que dispongan de su cilindro vacío», alerta la empresa mediante una nota publicada en periódicos oficiales.

Los elevados costos del servicio son atribuidos por la empresa al «bloqueo» con el que Estados Unidos oprime a Cuba y al peligro de «sanciones ya conocidas por los proveedores», por lo que el país se ve obligado a adquirir la tonelada del combustible a un precio muy superior al regularmente establecido a nivel mundial, a lo que se añade la transportación marítima, almacenamiento, llenado y la venta del mismo, así como la reparación de las «balitas».

Es posible que las facturas que llegarán a principios del mes de febrero de 2021 a las casas cubanas, las correspondientes a electricidad, gas, agua, teléfono, etc., pongan a muchas familias en la encrucijada de no saber por cuál decantarse: si cocinar con hornilla de gas, electrodomésticos, llamar a la vecina o fregar los platos; porque, de seguro, no se puede hacerlo todo.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas