InicioActualidadMuchos cubanos fingen ser "opositores" o de la "disidencia" para lograr entrar...

Muchos cubanos fingen ser «opositores» o de la «disidencia» para lograr entrar más fácil a Estados Unidos

Ya algunos han descubierto la fórmula para ser recibidos con los brazos abiertos en tierras estadounidenses: aclamar ser un perseguido político, pese a que apenas dijeron pío en contra del gobierno cuando se encontraban en la isla.

La cifra de dichos «perseguidos» debe ser significativa si se considera que constituye una de las explicaciones que más manifiesta la prensa acerca del tema migratorio en Cuba en los últimos meses, luego de que fuera derogado el protocolo «Pies Secos, Pies Mojados» en la administración presidencial de Barack Obama.

La verdad es que la gran mayoría de los que alegan la urgencia de recibir asilo en Estados Unidos por causas políticas no figuran en la prensa junto a la calificación de «encarcelados” o “acosados», en notas de medios que dan seguimiento a cada uno de los casos. La situación se debe, en gran magnitud, a la anterior regulación migratoria que permitía que la ciudadanía cubana actuara como llave maestra, abriendo las puertas de Estados Unidos sin gran indagación de antecedentes o, siquiera, comprobación de los alegatos.

En la lista de personas que reclaman su merecido asilo político al llegar por tierra o por mar a Estados Unidos figuran perseguidores arrepentidos de su accionar represivo (ex dirigentes, militares, policías), gente que lanzó huevos y gritó «¡Gusanos!» en la Embajada peruana, que cumplía con la guardia del CDR y echaba pa’alante al que sabía que no; y periodistas independientes que aparecieron de un día para otro, activistas y opositores conocidos que reconocieron las detenciones y censuras cono parte de las consecuencias plausibles.

Y es que ya forman una constante los mini-historiales que se montan los individuos que escogen irse con la excusa, participando en alguna marcha disidente o ejercitando el periodismo independiente por unas semanas. Llegan después, con lágrimas de cocodrilo, a argumentar escasez, condiciones precarias de vida, pocas oportunidades de crecimiento personal y económico e incluso desamparo legal general. Luego son los que solo se les ven en fotos en redes sociales visitando discretamente Varadero o en Disneyland.
Se cree que es, en parte, por la poca vergüenza y el oportunismo que muestran estas personas que los cubanos de la Florida se muestran cada vez más en contra de la migración cubana a tierras norteamericanas, y ejercen toda la presión que pueden para imponer aún más limitaciones al flujo migratorio cubano.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas