InicioActualidadCubanos se enfrentan a 2021 con precios ‘por las nubes’ y muchos...

Cubanos se enfrentan a 2021 con precios ‘por las nubes’ y muchos temores

Este 2021 empezó con el pie izquierdo: muchas sorpresas y temores, justo después de unas fiestas navideñas un poco menos relucientes que las de otros años, y es que, a pesar de los tantos avisos, nada era una realidad todavía: ni la fecha en que comenzaría el nuevo tormento, ni las tarifas ni las reformas, hasta que de repente lo fueron, y hasta que no se vive, no se conoce. Todo aquel que en este 1ro de enero, día feriado, se topó con la cola del pan, una cafetería, el transporte público o la telefonía móvil, se topó también con los drásticos cambios en los precios.

Una maestra jubilada cienfueguera de 68 años vino a notar el cambio de 40 centavos a 5 pesos por el viaje en un taxi rutero hasta que fue a pagar, por no hablar de la bodega. Entre la libreta, la electricidad, el agua, el transporte, las medicinas y el gas (lo estrictamente necesario), la señora se preguntó con qué dinero pagará siquiera pagará todo, pues su jubilación no le da para mucho.

El Gobierno ha anunciado que la economía cubana decreció un 11% en el pasado 2020, dadas las circunstancias que se han estado acumulando desde un par de años atrás y las que recién aparecieron en el que acaba de terminar: el cese del fuerte apoyo económico que Venezuela proveía (provocando la peor crisis económica nacional en tres décadas), la ineficiencia crónica del sector estatal, la inmovible crisis sanitaria globalizada por el virus de la COVID-19 que llevó al cese total del turismo (uno de los principales renglones de la economía) por más de 7 meses.

A pesar de los constantes avisos desde hace casi una década sobre los procesos de la unificación monetaria y la eliminación del Peso Cubano Convertible (CUC) como moneda circulante en el país, el Gobierno de Miguel Díaz-Canel Bermúdez decidió llevar a cabo una reforma económica general tan profunda y drástica (la que eliminaría, además, todo o casi todo tipo de subsidios y gratuidades) cuando el país está casi al desplomarse y sin divisas para sostener su economía improductiva y pagar la deuda externa.

El nuevo precio del transporte público por autobús en La Habana de 2 CUP por persona siguió sorprendiendo a la población, después de los reiterados avisos, y es que esto constituyó un cambio muy radical. Los carteles de no aceptación de CUC inundaron la geografía habanera.

Un jubilado de la barriada de El Vedado, quien debe trabajar como mensajero para sostenerse, solo pudo abonar la mitad de precio establecido (1 CUP) para acceder al ómnibus, y el chofer, pese al rostro indignado, lo dejó pasar, y es que el hombre no podía permitirse pagar todo el importe al menos por ese día.

ETECSA se demoró en restablecer sus servicios, los que estaban interrumpidos desde el día 31 de diciembre, y todos reaparecieron en expresados en moneda nacional. Todo el que pudo hizo lo mismo: actualizar sus tarifas en redes sociales, aplicaciones móviles y plataformas online a Peso Cubano.

Para la mayoría de la población, los nuevos precios, salarios y pensiones son un dolor de cabeza impertinente, pues será muy trabajoso acostumbrarse a manejar cifras tan grandes y calcular todo mentalmente, además de mutar hacia una moneda que, precisamente, no era la de referencia (de forma literal) hasta hace dos días porque era mucho «mucho más pequeña», según palabras de una cliente que este viernes se encontraba revisando el menú de un restaurante en la Habana Vieja. Todo el tiempo la población se ve dividiendo cada cifra por 24 para comprobar si era o no el mismo precio en se cotizaba antes. Además, por la misma razón de que el CUC fue por 30 años la moneda de referencia en Cuba, conocer la cifra en CUC verdaderamente pone al cubano en perspectiva de lo que está pagando, como si el mismo precio expuesto en CUP no tuviera un valor menor.

Un jubilado que atestiguó el cambio de pesetas a euros en España mientras pasaba una maestría, compara esta situación con aquella, pero asegura que difieren en el hecho de que se transitaba hacia una moneda más fuerte, y en Cuba el proceso está yendo a la inversa.

La inflación está tocando la puerta desde hace meses y tasa de cambio fija es severamente burlada en el mercado negro.

Los precios de los productos normados por la libreta de abastecimiento han sido la comidilla de la semana, y es que este ha sido uno de los aspectos con subidas de valores más drásticas. Una señora exigió que las nuevas tarifas diferenciadas y categorizadas del arroz vengan con una mejora en la calidad, pues toda la isla presenció el funesto arroz que fue repartido en los dos últimos meses.

El criterio de una mujer con un bebé en brazos que intentaba encontrar un cajero funcionando o un banco abierto, fue que pronto no se oirán cifras de menos de 5, 10 o 20 pesos, sino cientos o miles. Los billetes pequeños tendrán menos valor que el que hasta ahora tenían las pesetas y los medios, solo usados para el transporte público y el pan normado. La joven lamentó que este 2021 será el año de los miles, sí, de las miles de preocupaciones que se avecinan.

La primera jornada de este año 2021 ha conllevado, en su mayoría, a reacciones de inquietud e incertidumbre.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas