Las ‘mulas’ contra la pared por las nuevas restricciones de vuelos en Cuba

Panamá es punto fijo de los cubanos que se ganan la vida importando bienes para revender. La Zona Libre de Colón recibe de forma anual 100 millones de dólares por parte de más de 15.000 cubanos. Para frenar el contagio del virus de la COVID-19 en territorio nacional, Cuba restringió el número de vuelos que entran y las aerolíneas estadounidenses cancelaron súbitamente decenas de los que tenían planeados.

Justo cuando el comercio cubano duramente luchaba por levantarse, Copa Airlines dejó 3 vuelos semanales de los 20 que antes se realizaban.

Randy, un habanero de 43 años que logró viajar a Panamá junto a su esposa cuando reabrieron los aeropuertos para vuelos comerciales, relató que ya esos mercados estaban repletos por otras personas que tenían el mismo interés. Logró traer entonces café, jabón, pasta dental, comino, orégano, cuadritos concentrados de sopa y productos para el cuidado del cabello.

Dada la cuantía de dólares que los cubanos gastaban anualmente en la Zona Libre de Colón, el Gobierno panameño habilitó una visa de cinco años y entradas múltiples para los nacionales cubanos.

Con la nueva situación, Randy fue informado de que tiene la posibilidad de aplazar su vuelo sin perder el monto abonado, pero él dejó mercancía comprada en ese país y constituye incluso encargos de personas que ya pagaron el coste.

Muchos productos de gran demanda en el mercado informal ya se han agotado y la situación se prevé constante hasta que no se regulen los vuelos.

La mayoría de los importadores de productos desde el extranjero fueron arduamente abatidos por los ocho meses de parón y el cierre de fronteras, por lo que se vieron obligados a reinventarse y comenzar a emplearse como revendedores de productos acaparados en tiendas nacionales (tanto en CUC como en MLC), coleros o repartidores a domicilio, haciendo uso de las mismas motos eléctricas que antes eran mercancía fija de todo el que viajaba a Panamá.

Dado el enorme incremento del número de contagios de coronavirus y la gran cantidad de casos de ellos que son importados, el Gobierno cubano decidió disminuir la cifra de vuelos desde países con peor situación epidemiológica y de donde llega el mayor número de casos importados positivos a la COVID-19.

Entre los países para los que se aplicaron restricciones en los vuelos se encuentran los destinos comerciales más visitados por cubanos (Estados Unidos, México, Panamá, Bahamas, Haití y República Dominicana); sin embargo, otros países como Rusia, Reino Unido y Sudáfrica, con situaciones epidemiológicas alarmantes y nuevas cepas del virus que representan gran amenaza para todas las naciones del globo, no tienen restricciones. Y es que constituyen una amplia fuente de turismo a la isla.

Aerolíneas como Air Century se vieron obligadas a cancelar todos sus vuelos, y otras, como Viva Aerobús, redujeron increíblemente su número de frecuencias mensuales (esta solo dejó las rutas Camagüey-Cancún los miércoles, Holguín-Cancún los martes y La Habana-Ciudad de México los sábados). Los pasajeros quedaron con la maleta hecha y sin esperanzas de viajar pronto para muchos de ellos, algunos hasta con la estancia reservada y pagada; aunque las aerolíneas dieron la posibilidad de no perder el dinero del boleto y reprogramarlo.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más