InicioActualidadEn Santiago de Cuba están desesperados pues el Gobierno decidió cerrar muchas...

En Santiago de Cuba están desesperados pues el Gobierno decidió cerrar muchas de las zonas comerciales por el aumento de casos de coronavirus

Unas 23 manzanas con 1.235 viviendas y 4.123 residentes quedaron en cuarentena tras aislar al Consejo Popular de Santa Bárbara, una de las áreas más comerciales y populosas de la ciudad cabecera de Santiago de Cuba. El confinamiento totalitario y obligatorio se declaró el pasado domingo debido al súbito aumento de contagios del virus de la COVID-19 en dicha localidad.

La zona comercial de la avenida Victoriano Garzón se vio gravemente afectada, pues fueron clausuradas muchas oficinas para trámites, tiendas, carnicerías y mercados, incluida la tienda de 4ª y Garzón, la que constituye uno de los pocos comercios de la cadena de tiendas Panamericana que sigue vendiendo en pesos y no en Moneda Libremente Convertible (MLC).

Se impusieron medidas sanitarias básicas como el uso constante y obligatorio del nasobuco y otras, además de paralizar todos los servicios que puedan generar colas, a excepción de la venta de la Canasta Básica Normada, operación que solo puede realizar un miembro de la familia.

También se comenzará a tramitar con urgencia la penalización de aquellos viajeros internacionales que sean acusados de «propagación de epidemias», por haber violado medidas de prevención y control de la enfermedad.

Santa Bárbara, gracias a ser una zona comercial importante y muy céntrica, uno de los principales núcleos de la ciudad, contiene una fuerte concentración de establecimientos con fines turísticos como casas de arrendamiento, actividad que también quedó paralizada, mientras que la de las áreas contiguas quedó limitada a viajeros que no procedan de los países restringidos y señalados por el Gobierno.

Con la reapertura de los aeropuertos de todo el territorio nacional a vuelos comerciales, Santiago de Cuba se ha infestado de COVID-19, incluso en los municipios más rurales donde nunca había existido algún foco de la enfermedad antes.

Los casos autóctonos, según las autoridades locales, caen a cargo de las indisciplinas sociales de viajeros y residentes, pero también han reconocido problemas en el sistema médico-sanitario.

Además de la problemática situación epidemiológica y las incomodidades y transformaciones que genera al día a día del santiaguero, el cierre de numerosas tiendas obstaculiza aún más la adquisición de alimentos en la ciudad.

Residentes del Consejo Popular de Altamira, también en Santiago de Cuba, denunciaron la fuerte actividad policial (boinas negras, tropas especiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y agentes encubiertos del MININT) desplegada para custodiar las colas durante los días festivos para detectar comentarios contestatarios e inconformes de la población.

Se suma a la clausura de esos comercios el cierre (por constituir un foco del virus) de un importante centro comercial perteneciente a la Corporación Cimex, La Plaza, que ahora vende en MLC.

Esta nueva ola de covid ha llegado a ser más fuerte de lo que muchos planificaron y no se precisa cuál será la evolución administrativa al respecto durante los próximos meses.

El Ministerio de Salud Pública anunció que este lunes se registró un nuevo récord de contagios diarios con una cifra de 316, de los que fueron 172 contactos de enfermos confirmados, 127 casos importados y 17 con fuente de contacto incierta.

De los nuevos casos informados en el parte del lunes, 22 correspondían a la provincia de Santiago de Cuba, donde casi el 50% eran importados y más de la mitad se registraron en la capital. Constituye la provincia oriental con mayor registro de nuevos casos en las últimas horas, con 400 pacientes activos.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas