Cierra el Centro LaSalle en La Habana por “la situación monetaria del país” y con esto se pierde uno de los pocos centros educativos privados que quedaban en Cuba

El centro de estudios de los hermanos lasallistas del municipio Diez de Octubre, en La Habana, fue cerrado en este enero definitivamente por las autoridades religiosas que la rigen debido a “la situación epidemiológica y monetaria del país”, según su comunicado. La Iglesia Católica en Cuba perdió entonces uno de las pocas instituciones dedicadas a la enseñanza que el gobierno de Castro nunca ha usurpado, al contrario del resto de los colegios privados a principios de los 60.

Los altos cargos del centro anunciaron en dicha nota que no se habilitará ningún curso para los próximos años y que la escuela quedó oficialmente clausurada. Lamentaron que los alumnos sufrieran la situación de ese modo.

La ausencia de vocaciones en la isla es otra causa del cierre de la entidad, según palabras de sus responsables.

Los devotos de esa vertiente de la Iglesia Católica hacen votos de pobreza, castidad y obediencia, y se dedican a la enseñanza de los más jóvenes y vulnerables.

Cortesía

La barriada de Diez de Octubre, locación de la escuela, es una de las regiones más empobrecidas de La Habana, junto con las zonas más periféricas de la ciudad.

Muchísimos de sus ex alumnos lamentaron este suceso, dado que fue un eslabón fundamental en la enseñanza que los convierte hoy en adultos preparados y exitosos.

El centro ubicado en el barrio de Jesús del Monte fue base para la formación de millones de niños y jóvenes habaneros.

Algunos incluso recordaron cómo los hermanos siempre estaban dispuestos a hacer anécdotas, conversar y comentar datos de interés para los niños. Concordaron en que siempre fueron muy serviciales.

Los Hermanos de LaSalle tienen otro colegio en la provincia de Santiago de Cuba, aunque mucho más pequeño y de menor renombre.

Casi todas las escuelas privadas se incautaron y nacionalizaron en 1961, y acto seguido, el Estado impuso un rigurosísimo dogma marxista-leninista y martiano sobre las escuelas desde ese momento públicas.

Y que dicen los Obispos.??Y que dice el Cardenal de Cuba.?

Posted by Pedro Luis Garcia on Friday, January 8, 2021

Poco más de 8 propiedades tenían los Hermanos de LaSalle en ese año, y fueron desterrados del país junto con cientos de otros religiosos de todo tipo y rango.

Tres hermanos de LaSalle fueron capaces de regresar a la isla 15 años más tarde (1989) gracias a que el Comité Central del Partido Comunista aprobó su solicitud.

Los inmuebles incautados nunca fueron devueltos; la mayoría ahora se encuentran en severísimo deterioro o transformados en cuarteles militares.

Fueron ellos los que fundaron el tan ilustre centro en La Habana, donde se impartieron cursos de idiomas, computación, mecanografía, gestión de pequeños negocios y educación cívica, entre otros.

Representantes de las iglesia cubana han expresado su disgusto al respecto, y es que los hermanos de LaSalle, como muchas otras órdenes religiosas en el isla, han apoyado la formación de numerosas personalidades de importancia en Cuba, sobre todo pertenecientes a la intelectualidad cubana.

Los tres últimos papas (Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco), quienes han visitado Cuba, hicieron público su deseo de que el gobierno cubano avale legalmente la capacidad de la iglesia por regentar escuelas y medios de comunicación y llevar a cabo tareas de asistencia social en el país.

El gobierno ha obviado, desde los 90 y el desvanecimiento de la Unión Soviética, la acción de religiosos en asilos y centros educativos, así como la creación de comedores para los pobres, una clase no reconocida por él (dado que niega la existe de pobreza/extrema pobreza en Cuba).

En el famosísimo y trágico tornado del año 2019, que afectó principalmente a ese municipio y arrasó con la Calzada de Diez de Octubre, la iglesia de Jesús del Monte y sus miembros fueron fundamentales en el apoyo a la población en esos momentos tan difíciles: sirvieron como refugio para los que quedaron desamparados sin un techo, como almacén para almacenar los bienes que toda la población en el país (y hasta foráneos) donó (agua, comida, ropa, calzado, velas, dinero), como ayuda emocional y espiritual para todas las familias afectadas y todos los que fueron a ayudar, etc.

Solo de pensar en esos días, a todo el que estuvo allí y, al menos, fue a ayudar, se le agúa el rostro desconsoladamente; toda Cuba se movilizó y fueron tiempos muy duros, donde LaSalle jugó un papel fundamental.

Y fue un apoyo aún mayor cuando pasó ‘la fiebre del tornado’, nadie hablaba de eso y el gobierno cesó su ayuda a los damnificados.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más