Las tiendas en Moneda Libremente Convertible continúan generando descontento entre la población en Cuba

Una multitud de personas se asomó a los ventanales de un comercio que había amanecido surtido de artículos de perfumería, en una mañana de inicios de noviembre, en la esquina del parque central de Santa Clara. Productos que hace más de seis meses no se vendían en ninguna tienda estatal de esta provincia.

La noticia del abastecimiento provocó el enorme tumulto pero la decepción no tardó en llegar: muchos de quienes se acercaron no pudieron siquiera entrar a comprar porque la tienda Burbujas había comenzado a vender en Moneda Libremente Convertible (MLC) y solo era posible entrar si se tenía en la mano una tarjeta magnética asociada a una cuenta bancaria en dólares.

Así, de un día para otro, el establecimiento había pasado a engrosar la lista de las llamadas tiendas en MLC a las que solo una parte de los cubanos, quienes reciben dinero del exterior, pueden acceder.

“Siempre que sacan lo que está en falta, como la pasta dental o el papel sanitario, se forma un bulto grandísimo y tienes que esperar al sol”, dice Yisel Martín, de 35 años, y maquillista por cuenta propia. “No todo lo que brilla es oro y en las tiendas estas no se puede decir que exista todo lo que uno necesita”.

A pesar de que una gran parte de la población no dispone de dólares para comprar en las nuevas tiendas, las filas para acceder a los establecimientos en MLC suelen ser largas

Pese a la sorpresa de la gente, era algo que se veía venir pero de lo que no se tiene certeza sino hasta que ocurre. Todo empezó en octubre de 2019 cuando el gobierno cubano inauguró las tiendas en MLC pero solo para vender productos de gama alta como piezas de repuestos de automóviles y electrodomésticos. Luego, en julio pasado, anunció la apertura de estas tiendas para vender alimentos y productos de aseo.

Con los aeropuertos cerrados, el régimen cubano se propuso obtener los dólares que estaban en manos de los cubanos mediante la recarga de las tarjetas magnéticas pues el país se quedaba sin divisas imprescindibles para importar bienes. Así, algunas de las tiendas en CUC se convirtieron en comercios en MLC, desde mediados de julio.

Estas tiendas nacieron para distribuir productos importados no subsidiados por el Estado y, aunque sus altos precios siempre han sido criticados, su papel ha sido esencial para complementar la dieta y otras necesidades de los cubanos.

Tal vez sea el mayor esfuerzo del gobierno cubano por captar divisas en años recientes y que ha significado la proliferación de tiendas estatales en MLC y que ha provocado un enorme descontento social y la proliferación de un mercado negro de productos en pesos cubanos al triple de su precio de venta en dólares.

El descontento social causado con estas medidas obedece a la desigualdad que propicia.

En los últimos meses, a medida que se agravaba la situación económica en el país, la venta en CUC había entrado en decadencia con cada vez menos productos puestos a la venta por el gobierno.

La mayoría de la población entendió que el propósito de los comercios en MLC era recaudatorio; su afán era que el Estado acumulara los dólares en manos de la población.

“Hay algunas cosas que sí las puedes comprar cuando las sacan, porque son asequibles, pero esas se las llevan como pan caliente”, dijo Martín, la maquillista por cuenta propia.

“Mucha gente piensa que quienes tenemos los dólares en la tarjeta estamos viviendo mejor, pero tampoco es así. Tener lo básico para vivir no es ser rico. A veces, ni siquiera alcanzan los productos para todos los de la cola. Ni teniendo dólares nos salvamos de las colas”, enfatizó.

En julio pasado, el viceprimer ministro y ministro de Economía, Alejandro Gil, anunció el inicio de las ventas de productos básicos en MLC y explicó que sería una forma de recaudar dólares y, con ello, importar más alimentos y otros bienes que se venderían en CUC o pesos cubanos en beneficio de la mayoría de la población.

La apertura de cada nuevo comercio en dólares se convirtió en un espectáculo

Sin embargo, nada de esto parece haber sucedido a la fecha. Los ciudadanos no han visto cómo las autoridades utilizaron los dólares recaudados en las nuevas tiendas para aumentar la disponibilidad en el resto de comercios en CUC con alimentos y productos de aseo que escaseaban desde antes de la pandemia.

Lo que han visto, una y otra vez, es lo que sucedió en la tienda Burbujas: un establecimiento que antes vendía en CUC y estaba desabastecido desde hacía meses cierra y reabre con ventas en dólares…


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram