jueves, enero 27, 2022
InicioActualidadEl círculo vicioso de 'perder o perder' enviándole remesas desde EEUU a...

El círculo vicioso de ‘perder o perder’ enviándole remesas desde EEUU a tu familia en Cuba

El exilio es duro, pero saber que la familia que se dejó atrás está sufriendo necesidades por las que ya uno se no tiene que preocupar, es peor. La remesa es el mecanismo para hacer lo que se pueda por la gente que queda en la isla, pero cada vez se tornan más dificultosas, y se forma la disyuntiva que divide la buena fe y las pocas ganas de averiguar la manera de efectuarla con éxito.

The Habana Consulting Group recoge cifras y análisis que evidencian que entran a la isla alrededor de 3 500 millones en envíos directos, dejando a un lado las gigantescas sumas en paquetería.

Sin embargo, las sanciones impuestas por el ya saliente gobierno de Donald Trump, junto a la Tarea Ordenamiento, hacen de las remesas un idea insostenible.

Muchas empresas de envíos de dinero ya renunciaron a las operaciones con Cuba, entre ellos Western Union, la opción más eficaz y asequible, y los encargos con las «mulas» volvieron a deshabilitarse con la nueva ola de contagios del coronavirus. Incluso el sistema de tarjetas magnéticas AIS se ve perjudicado, al decir de FINCIMEX, perteneciente a GAESA, quien anunció este mes las modificaciones al envío de dinero por esta vía.

Las tarjetas AIS, que recibían transacciones en CUC, sufrieron una canje automático a CUP el pasado 1ro de enero.

Si bien persisten formas para las transferencias de dinero, la solución en sí es problemática.

Cuando un cubano residente en el exterior envía 100 dólares, el receptor toma 2400 CUP. El dólar está valorado en el mercado informal en más de 45, y el familiar en Cuba precisa de comprar dólares para, por ejemplo, comprar tiendas en MLC. Solo podría adquirir 48, lo que significa que hubo una pérdida de 52 dólares.

Entonces, la opinión pública dirá que la mejor opción es la de mandar dinero a tarjetas en dólares estadounidenses; y puede ser, pero no tan así, porque el país no tiene liquidez, y el saldo solo podría ser gastado en las tiendas MLC, muy pocas veces abastecidas y con precios que ¡ay, dios!

Supongamos que se superaron con éxito los obstáculos operaciones para dar con el clavo y enviar el dinero; entonces, el problema y pasa a ser de las empresas que reciben o, más bien, que no reciben el saldo en efectivo y no lo pueden hacer llegar a los respectivos beneficiarios.

Mientras AIS Remesas Cuba se escuda en un lamentable retraso en los depósitos debido a la unificación monetaria, Fonmoney alega que el dinero ya se encuentra en Cuba y pide paciencia a los clientes, también achacando las dificultades a las nuevas reformas económicas.

Por otras parte, una agencia con sede Miami informó que solo están aceptando envíos de dinero en pesos cubanos dado que los dólares solo pueden ir a las tarjetas.

En resumen: es perder o perder, sumando al hecho de que las cantidades deben ser cada vez mayores porque los precios van en alza como el humo. Caos, desinformación e inconformidad; así se vive este enero en Cuba y en otros lares.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas